Juan Sebastián Verón volvió al fútbol a los 42 años y rompiendo récords

La Brujita jugó 59 minutos en la caída de Estudiantes de La Plata por 2 a 0 ante Barcelona de Guayaquil por Copa Libertadores. Fue su primer partido oficial en su tercer retorno al fútbol.

Por El Gráfico Chile

Juan Sebastián Verón, la Brujita, desempolvó la escoba y volvió a volar en La Plata. Aunque había seguido merodeando por su querido Estudiantes, equipo donde se retiró del fútbol en 2014, como presidente de la institución, ahora cambió el traje y se vistió nuevamente de corto en un partido oficial para cumplir su promesa de volver a jugar en su querido Pincharrata.

Así fue como entró en la lista del partido que disputó su querido club ante Barcelona de Guayaquil, válido a la segunda fecha del Grupo 1 de la Copa Libertadores, pero no sólo se quedó ahí y se dio el lujo de ser titular a sus 42 años, los que cumplió hace poco más de un mes. Vestido con su tradicional 11 en la espalda, Verón salió a la cancha bajó la ovación de un repleto Estadio Ciudad de La Plata y aunque había jugado sumado minutos en duelos amistosos de verano, ahora tuvo su retorno oficial a las canchas. Nada más ni nada menos que en el torneo continental sudamericano.

Sin embargo, no todo podían ser alegrías para la Brujita y vio como los Pincharratas, club del que también es presidente, fueron derrotados por 2 a 0 por los ecuatorianos. En su regreso a las canchas, donde jugó 59 minutos y fue reemplazado tras el primer gol de sus rivales, mostró agilidad, manejó los hilos del mediocampo y aunque no tuvo mucho traslado, realizó buenos toques para que sus compañeros sigan la jugada. Para aportar un dato a la causa, Juan Sebastián estuvo acompañado en el mediocampo por Santiago Ascacíbar, quien, con sus 20 años, ni siquiera había nacido cuando su presidente, ahora compañero en cancha, ya estaba dando sus primeros pasos en Europa. 

Así, Verón salió por tercera vez del retiro y sumó su cuarto paso por Estudiantes de La Plata, un logro que nunca nadie había conseguido. Pero ese está lejos de ser el único récord que sumó con sus 59 minutos ante Barcelona de Guayaquil, ya que se convirtió en el jugador argentino más longevo en jugar la Copa Libertadores y el quinto de la competencia, la misma que ganó en 2009 y que ya disputa por quinta vez, siendo superado por el colombiano Faryd Mondragón (42 años, 9 meses y 19 días), el brasileño Zé Roberto, y dos arqueros, el paraguayo Ever Almeida y el brasileño Rogerio Ceni, ambos con 42 años y 3 meses en el último partido oficial copero. Y, como era de esperar, es el primero en hacerlo al mismo tiempo como jugador y presidente.

Seguramente la derrota, que los deja como colistas de su grupo sin aún sumar unidades, pasará a segundo plano para los hinchas por la emoción que significó ver en el Único a una verdadera leyenda de Estudiantes jugando nuevamente de manera oficial, algo que parecía muy lejano cuando una vez más se retiró y disputó su último encuentro hace ya tres años, el 18 de mayo de 2014 contra Tigre por el torneo argentino. El trago amargo de la caída se pasó con ver a la Brujita volando por el continente después de 2176 días. El verdadero espectáculo era ese.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo