El estadio Manquehue vibró con la actuación de su hijo pródigo

En el lugar donde Tomás González dio sus primeros pasos vibraron, con su actuación, a pesar de que no pudo colgarse una medalla.

Por

Imagen foto_0000000120120806122908.jpg

Por Juan Ignacio Gardella

Cerca de 60 personas -en su mayoría niños- se reunieron en el gimnasio del estadio Manquehue para ver la final de salto de la gimnasia artística de Londres 2012, en la que Tomás González finalizó cuarto.

Gritos de apoyo, aplausos ante cada aparición del chileno en televisión y hasta un bigote postizo aparecieron en el recinto donde Tomato dio sus primeros pasos como deportista.

A pesar de la destacada performance del nacional, la pena se tomó el lugar luego de conocerse los resultados finales. Era obvio: todos esperaban una medalla.

De todas formas, el orgullo se mantuvo intacto. El mayor triunfo del mejor gimnasta chileno de todos los tiempos fue el haber dado a conocer su disciplina a los más chicos. Más de alguno querrá seguir sus pasos…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo