El exitoso plan británico para ganar medallas en sus Juegos Olímpicos

Después de Atlanta 1996, Gran Bretaña modificó las políticas de su Comité Olímpico para mejorar su rendimiento deportivo.

Por
El exitoso plan británico para ganar medallas en sus Juegos Olímpicos

Por David Fernández

Desde que Gran Bretaña consiguió la localía de los Juegos Olímpicos 2012, se propuso un plan para mejorar los resultados deportivos de los atletas provenientes de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Ya obtuvieron resultados en los Juegos de Beijing 2008, donde se colgaron 19 preseas de oro y 47 en total, ubicándose en el cuarto lugar del medallero final, detrás de China, EEUU y Rusia. Un gran logro para los británicos, que en Sydney 2000 y Atenas 2004 habían terminado en el lugar 10º del escalafón y qué decir de Atlanta 1996, donde finalizaron en el casillero 36º, con apenas una medalla de oro.

En Londres 2012 no podían desentonar, por lo que la preparación fue en serio. La Asociación Olímpica Británica (BOA) se refundó como Team GB. Fue desarrollada después de los Juegos Olímpicos de 1996 y ahora es una marca registrada. Tiene el propósito de unificar al equipo olímpico como un solo cuerpo, independiente del deporte en particular que cada atleta practique.
La principal función del Team GB es preparar y dirigir a los mejores atletas británicos para los Juegos de verano, de invierno y Olímpicos de la Juventud. Una junta de auditores selecciona al equipo que representará al país.

El BOA y el Team GB son independientes y financiados privadamente. No reciben fondos del gobierno y el éxito de su misión es totalmente dependiente de los ingresos que reciben de su recaudación de fondos en los eventos deportivos.

Por ahora, los británicos están consiguiendo su gran misión: ser parte del podio olímpico general.
Hasta ayer estaban terceros tras China y Estados Unidos y acumulaban 18 medallas de oro, una menos que en el recuento final de Beijing 2008, pero faltando seis días para la culminación de las competiciones.

Eso sí, el metódico plan de formación de atletas fue acompañado con otras ventajas para Gran Bretaña. Por ser locales, tienen la posibilidad de presentar al menos un deportista en todas las disciplinas de los Juegos. Por eso su delegación es la más numerosa, con 541 integrantes en los 26 deportes de Londres 2012.

La segunda ventaja es el apoyo del público local, que en muchos casos ha sido determinante, como ocurrió en la final del tenis masculino, donde Andy Murray barrió con el mejor del mundo, Roger Federer. Una tercera ventaja es la económica, la recaudación en unos Juegos Olímpicos es tremenda y beneficiosa, incluso para los deportistas. Finalmente hay que recordar el gran número de casos de deportistas nacionalizados que compiten por Gran Bretaña, como los atletas Phillips Idowu (nigeriano) y Mo Farah (somalí).

La historia dice que la mayoría de las veces los países mejoran sus rendimientos cuando son locales. Ocurrió en Sydney 2000 donde Australia fue cuarta después de los tradicionales líderes Rusia, China y Estados Unidos. Lo mismo en Atenas 2004, donde Grecia consiguió 16 medallas, algo que no pudo repetir en Beijing 2008 cuando sumó apenas 4 preseas, mismos Juegos donde China fue el que más metales dorados acumuló.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo