El nieto de Fillol sueña con ser el recambio del tenis y el Tomás Berdych chileno

Nicolás Jarry Fillol, nieto de Jaime, ganó el torneo Junior UC. “De lo único que hablamos con mi abuelo es de tenis”, cuenta con 16 años y 1.90 metros de altura.

Por

Imagen foto_0000000220120925120615.png
Nicolás Jarry Fillol junto a su abuelo y tío abuelo. Espera superar a ambos en el tenis. / Crédito: CDUC.

Por Juan Ignacio Gardella

Nieto de Jaime Fillol Durán, finalista de la Copa Davis de 1976 y número 14 del mundo dos años antes. Sobrino-nieto de su hermano Álvaro, ganador de cinco títulos de dobles. Sobrino de Jaime Fillol Hangstrom, 159º del mundo en dobles en 2002, y del argentino Martín Rodríguez, 15º en parejas dos años después, ex DT de Fernando González y su entrenador actual. Es Nicolás Jarry Fillol, tiene 16 años, mide 1.90 metros y el sábado ganó el torneo junior UC. Es el sucesor de la verdadera familia del tenis chileno, de la que su abuelo es el máximo exponente. Hasta ahora.

¿Tu abuelo fue una de las razones para que te dedicaras al tenis?
Sí, obvio. Igual, siempre he estado bien metido en los deportes. A principios de cada año, mis papás me preguntaban qué deporte quería hacer. Cuando era más chico, era fútbol y otra cosa, pero desde 4º básico empecé a jugar tenis y algo más. Me empezó a gustar cada vez más y a irme mejor, hasta que este año decidí dedicarme. Siempre jugué con mi abuelo.

¿Y le pides consejos constantemente?
No. Yo no se los pido, él me los da siempre. No tengo ni que pedírselos. De lo único que hablamos es de tenis.

¿Te presiona ser su nieto?
Por ahora no. Como no trabajo en esto, sino que es un hobbie, no siento ninguna presión.

¿Pero piensas ser profesional?
Sí, ese es mi sueño.

¿Y estás preparado para las comparaciones que se te van a venir?
Sí, yo sabía. Sentía que se iban a venir, pero por ahora todo bien.

¿Te molesta que te cataloguen como “el nieto de Jaime Fillol”?
No. Hay muy pocas cosas que me molestan en la vida.

¿Te tienes fe en poder superar lo hecho por él?
Es durísimo, pero si llego a ser bueno, ahí sí le pediría yo los consejos para poder superarlo y para saber qué fue lo que lo mantuvo a él en el máximo nivel, para que también me mantenga a mí.

Él dice que si te ganara un par de juegos se daría por satisfecho…
Ja, ja, ja. Sólo entrenamos. Nunca hemos jugado y yo creo que nunca jugaremos un partido, para mantener el misterio y que nunca se sepa quién ganaría.

¿Por qué te comparas con el checo Tomas Berdych (7º de la ATP)?
Como es muy parecido a mí, me gusta. Quiero ser como él y un poquito mejor. Saca igual, juega plano como yo y siempre está atacando. Todos me dicen que así es como me gusta jugar a mí.

¿Por qué actualmente representas a Estados Unidos?
Porque estaba viviendo allá y para poder jugar los torneos nacionales que no te dejan jugar si no eres americano. Yo soy americano porque mi mamá lo es. Tengo ambos pasaportes. Habíamos discutido entre venirme a Chile o quedarme allá en la Usta (Asociación de Tenis de Estados Unidos, por su sigla en inglés). Allá me dijeron que feliz me recibían, pero con la condición de que tenía que jugar para Estados Unidos toda mi vida. Yo dije que no, porque quiero jugar por Chile.

¿Te gustaría que te citaran desde ya para ir fogueándote en la Copa Davis, como hicieron con Garín ante Italia?
Obvio. Fue increíble la oportunidad que tuvo Christian. Es un sueño.

Pero tu abuelo dice que es muy temprano…
Entre mi tío, que es mi entrenador, y él, ya tienen mi línea de tiempo. Pero si se van quemando las etapas rápido, sería increíble tener la oportunidad de jugar por Chile en la Davis.

¿Ellos no quieren que te expongas de inmediato?
Prefieren que vaya jugando partidos de a poco. No les gusta mucho que suba tan rápido, sino con más tranquilidad.

También tu abuelo dice que el hecho de haber estado viviendo en Estados Unidos era mejor que estar acá, porque en Chile ganas un torneo y ya te dicen que eres el recambio…
Sí. Como allá hay muchos torneos, si ganas uno no es tan importante. Acá hay sólo cuatro ITF y el que gana es bien importante y altiro empiezan con lo del recambio.

¿Y te sientes parte del recambio?
Sí, obvio. Me siento un poco parte de eso.

¿Dónde vivirás ahora?
Iré a Estados Unidos a jugar torneos, pero ahora mi sede será Santiago.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo