Neven Ilic: "Nuestra meta son 50 medallas de oro"

El timonel del Comité Olímpico cree que la localía, y el trabajo que se viene realizando, tornan el objetivo alcanzable cuando entramos en la recta final hacia Santiago 2014.

Por

Imagen foto_0000000120121204080935.jpg
Ilic considera que la localía será factor para lograr una buena presentación. Crédito: Agencia UNO

Por Eduardo Bruna

Nunca pensó Neven Ilic que el bochorno de los sillazos por Copa Davis, en la entonces cúpula del Parque O´Higgins, marcaría el comienzo de una carrera directiva que, apenas cuatro años después, iba a llevarlo a la testera del Comité Olímpico. A doce años de aquel incidente, y como prueba irrefutable de que bajo su conducción el deporte federado recuperó una normalidad y credibilidad que nunca debió perder, este constructor civil de 50 años, casado, cuatro hijos, acaba de ser reelegido para un tercer período con un abrumador 93 por ciento de apoyo. Cuarenta y ocho votos a favor y cuatro en blanco marcaron el final de un proceso que, como se suponía, estuvo lejos de ser traumático.

Y es que, aunque las críticas y cuestionamientos a su gestión por cierto no han estado ausentes, éstas han sido puntuales y más bien de poca monta. Situación que, por cierto, no se puede comparar a otras que el Comité Olímpico de Chile vivió en épocas pretéritas, donde el escándalo pareció ser la impronta de los directorios precedentes.

¿Por qué dice que el episodio de los sillazos en la cúpula del Parque O´Higgins marcó su ingreso a la dirigencia deportiva?
Si tú te recuerdas, en abril de 2000 se enfrentaron Chile y Argentina por Copa Davis, en un escenario que estaba lejos de ser el lujo que es hoy. El Chino Ríos le había ganado a Hernán Gumy el primer partido, pero en el segundo se desató el caos, cuando Zabaleta derrotaba parcialmente a Nicolás Massú. Fue un episodio vergonzoso. Volaron las sillas y tras la batahola el equipo argentino renunció a proseguir la serie. Ellos fueron declarados perdedores, pero a Chile el tema se le puso muy complicado, por los castigos que nos podía aplicar la Federación Internacional y que de hecho luego nos aplicó. Fue en esa situación que José Ramón de Camino, dirigente de la Federación de la época, me llamó a colaborar. Yo hasta ese momento había llevado una vida muy cercana al deporte, pero jamás se me había pasado por la cabeza asumir una tarea directiva.

Tras los Juegos Olímpicos de Atenas, en 2004, se produce un nuevo escándalo: el presidente del Coch de aquel entonces, Fernando Eitel, debe terminar reconociendo que alteró boletas de consumo, aunque en su defensa dijo que no había sido en beneficio personal y que esos dineros no eran fiscales.

Entonces, llegado el momento de elegir un nuevo directorio, recuerdo que fue el doctor Alejandro Orizola, que trabajaba estrechamente con el tenis, quien me convenció de postular.

Reconoce que se encontró con un panorama para nada alentador. El deporte federado y su organismo madre, el Comité Olímpico de Chile, no sólo tenía su prestigio por los suelos, sino que la pobreza que encontró prácticamente obligaba a empezar desde cero.

Dice Neven Ilic: “Pensé que la única forma de sacar esto adelante era poniendo el acento en tres áreas muy sensibles, en las que prácticamente no teníamos nada: la económica, infraestructura y difusión”.

Bajo su primera presidencia se crea ADO Chile, vital para un aumento sustancial de los recursos económicos.

Fue una idea a semejanza de lo que se hizo en España y que afortunadamente encontró una muy buena acogida de parte del gobierno de la época, de Ricardo Lagos. Porque a la alianza estratégica entre el gobierno a través de Chiledeportes, y nosotros, se sumaba el aporte de la empresa privada de un modo mucho más oficial, formal y regular. Eso nos permite, hoy, contar con un presupuesto cercano a los 10 millones de dólares al año, dineros que antes no teníamos, porque toda ayuda estatal siempre se hace poca. En este momento son seis las empresas que forman parte de ADO, a saber, Consorcio Radial América, Cristal, Clínica Las Condes, Claro, Fundación Futuro y Publiguías. A ellos hay que sumar a Canal 13, que también forma parte de esta alianza. Algunas que comenzaron con nosotros ya no están, pero se sumaron otras, de modo que por suerte los recursos por ese concepto no han disminuido.

¿Cuánto aporta cada una de estas empresas?
Trescientos millones al año. En otras palabras, de nuestro presupuesto anual casi 4 millones de dólares provienen de la empresa privada.

Pincha más abajo para seguir leyendo…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo