Matt Hunter: Un mountainbiker que deja huella

El ciclista canadiense viaja grabando y fotografiando los saltos y trucos que hace sobre la bicicleta, en los paisajes más impresionantes del mundo.

Por

 

Imagen foto_0000000120130417134424.jpg
Matt Hunter a toda velocidad. / Foto: http://m.vitalmtb.com/

Por Juan Ignacio Gardella

No, no es el cantante estadounidense que hace delirar a las adolescentes. “Me han llegado mensajes de niñitas por las redes sociales diciéndome que me aman”, bromea Matt Hunter, pero el mountainbiker, especialista en descenso, que viaja por el mundo grabando y fotografiando los saltos y trucos que hace arriba de las dos ruedas, en los paisajes más impresionantes.

El canadiense, de 29 años, se encuentra en Chile como rostro de Specialized, marca de bicicletas recientemente lanzada en el país que cuenta con ocho tiendas en siete ciudades y que se especializa en modelos de montaña y ruta. En Chillán, donde estuvo explorando nuevos lugares para registrar con la cámara, se dio un tiempo para contarle a El Gráfico cómo es la vida de un deportista de estilo libre como él.

Lo tuyo, más que lo competitivo, es lo inspirador…
No pienso en lo primero. Mi actividad tiene un objetivo diferente, porque a mucha gente le gusta que haga trucos locos y eso es lo que mejor hago. Me dedico a pensar en lo que a un mountainbiker normal le gustaría ver, porque mi meta es tratar de que diga “demonios, quiero hacer eso”.

Me imagino que no está entre tus planes participar en unos Juegos Olímpicos entonces…
No, eso suena terrible para mí, porque es mucha la presión en una actuación. No creo que me guste hacer algo así.

¿Te has vuelto un adicto a la adrenalina gracias a lo que te dedicas?
No lo sé. Quizá, pero no necesito hacer enormes saltos para divertirme, así que tal vez no.

¿Cómo te ha ido con los accidentes?
He tenido muchos, algunos bastante malos. Desde el 2003, cuando empecé a tener sponsors, por cinco o seis temporadas estuve lesionado al menos seis meses al año. Me rompí las piernas, los tobillos, los brazos, los hombros, todo, pero por suerte han sido comprensivos. Nunca fue tema el perder mi trabajo por los accidentes, porque son normales en esto.

¿Se te ha pasado por la cabeza la idea de morir arriba de una bicicleta?
Nunca he pensado en eso. Supongo que preferiría morir haciendo lo que me gusta, pero no quiero morir, jajajá.

¿Cómo ha sido este paso por Chile?
Venir a Chile para mí es como volver a casa, porque muchos de los chicos que he conocido acá son riders jóvenes, que aman apasionadamente el mountainbike. Les gustan las mismas cosas que a mí todavía me atraen, como andar rápido y los saltos grandes, y sin miedo. No encuentras eso en cualquier lado.

¿Qué mensaje le darías a un chico que quiere seguir tus pasos y dedicarse profesionalmente?
Los chicos me lo preguntan todo el tiempo. Entiendo que soy muy afortunado, pero la única cosa que siempre hice fue andar como quería y eso me ofreció una carrera. Quizá no funcione para todos, pero pienso que si pierden el sentido de por qué están corriendo,  porque lo ven como un trabajo y para eso intentan ser muy buenos, está mal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo