Feña González, el "Bombardero del Rock" afina su guitarra

Alejado hace rato del tenis, Fernando González se ha puesto a entrenar como loco en su nueva pasión: la guitarra.

Por

 

Imagen foto_0000000120130515072614.jpg
Junto a Los Tres en Puente Alto. Sólo se atrevió con el pandero, no con la guitarra ni el canto / ricardo ramírez

Por Cristian Salas

Fernando González se despidió oficialmente del tenis el sábado 13 de abril en Puente Alto, tras derrotar sin mayores dramas al español Juan Carlos Ferrero. En teoría, en todo caso, el Feña le había dicho chao al tenis en marzo del 2012, cuando quedó eliminado en la primera ronda del Master 1000 de Miami.

Raya para la suma, el Bombardero de La Reina hace más de un año que dejó de preocuparse del deporte y comenzó su nueva vida, una que habla de disfrutar más de su familia, sus amigos y sus otras pasiones, como la música.

Sabido ya desde hace un buen rato es que Mano de Piedra es un “musicólogo” de aquellos y la cercanía que tiene con destacados artistas nacionales ha hecho que la guitarra se transforme en su nueva raqueta.

Hace un buen rato compró una Gibson Les Paul roja en Estados Unidos, guitarra que ya dejó de ser uno más de los adornos que engalanan su departamento en Vitacura. Marcel Soto, guitarrista de Tomo Como Rey, una de las bandas más importantes de la nueva cumbia chilena, se transformó en su profesor. Tienen, en promedio, clases dos veces a la semana. Todo depende de los horarios que tengan ambos. El alumno, después de un par de meses, va como avión.

“Fernando es bien metódico, bien constante, creo que su carrera de tenis lo ameritaba. Y en el caso de la guitarra es lo mismo, siempre me sorprende. Voy a su casa, revisamos los ejercicios y él siempre los tiene bien practicados, en ese sentido es buen alumno. Ya se sabe los acordes mayores y los acordes menores, sólo le faltan los ritmos”, detalla Marcel.

Ángel Parra, guitarrista de Los Tres, es uno de los mejores amigos del Feña. Conciertos, fiestas y simples reuniones entre amigos han hecho que González se enamore cada vez más de la guitarra. “Yo no sabía que Fernando tocaba guitarra bastante en serio. Fue grato para mí porque he sido profesor de guitarra tanto tiempo y he visto gente buena, pero también mucha mediocre. Él sabe tocar acordes y ha demostrado ser muy hábil y coordinado, lo que es muy importante en este tema. Escucha harta música, tiene un buen oído y es bastante apasionado. Yo creo que es una huevá que le llama bastante la atención”, cuenta Parra.

Pero, ¿de dónde nace el amor entre el Feña y la guitarra? “Yo creo que es una manera de relajarse y de tener una pasión por coleccionar cosas bonitas. Los instrumentos siempre han sido algo lindo y por eso cada vez que viaja va con una guitarra o me llama desde algún lugar para preguntarme qué se puede comprar. Yo he visto la cara que pone cuando está tocando y es de una felicidad total”, dice Ángel. “Le encanta la música chilena, debe ser por todo el tiempo que pasó fuera de su país. Yo le regalo música, sobre todo de bandas emergentes, y siempre la recibe muy bien”, agrega Leo Saavedra, vocalista de Primavera de Praga, quien tiene un rollo bastante particular con el Feña (ver nota secundaria).

Es que claro, el sonido nacional de bandas como Los Prisioneros, Los Tres y Los Bunkers (a estas alturas todos amigos personales de Mano de Piedra) hasta el rock and roll de emblemas como AC/DC o Guns and Roses son la fuente de inspiración del Feña, quien en todo caso pese a la pasión y al avance que ha mostrado, está muy lejos de presentar su nueva habilidad en público.

Prueba de ello fue el bajo perfil que ocupó en el show de Los Tres tras su despedida en Puente Alto. Todos esperaban que agarrara una guitarra, pero él prefirió hacer la finta con un pandero. “Se ha puesto medio tímido, yo le he dicho que para esto se tiene que poner patudo”, confiesa Parra.

La única vez que se le vio en público en un tema relacionado con la música fue hace un par de meses en Bar Constitución, uno de los pubs más concurridos del Barrio Bellavista. En una presentación de Primavera de Praga y después de tomarse varios tragos con Claudio Narea, guitarrista de Los Prisioneros, ambos se subieron al escenario a cantar “El baile de los que sobran”.

“Fue bien divertido. Estábamos prendidísimos, los dos medio borrachines, y nos subimos a cantar, pero fue eso nomás”, recuerda Narea entre risas, quien aprovecha de aclarar que nunca lo ha visto tocar y que por lo mismo lo que salió hace un par semanas en otro medio (que el Feña sería poco menos que el reemplazante de Jorge González en Los Prisioneros) “es un invento de ellos”.

Sus amigos, en todo caso, ya están medio aburridos de ese bajo perfil musical y ya piensan en meterle presión. El debut del Bombardero del Rock parece estar cerca. “Nosotros vamos a lanzar en un par de meses nuestro nuevo disco y yo quiero que al menos se suba a tocar un pedacito de una canción”, avisa el guitarrista de Tomo Como Rey.

“Yo quiero verlo pronto, capacito que lo convenza para que toque en la próxima Yein Fonda. Puede ser “He barrido el sol”, que es un tema que él adora y que se ha esmerado por cantar. Ver  disfrutar y cagarse de la risa a una persona importante de este país es un honor y sería bueno que lo viera así más gente”, cierra Ángel Parra.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo