Entrevista con Tomás González: "Voy a llegar súper bien a Río 2016"

El gimnasta, exponente más destacado del polideportivo nacional en este año de funcionamiento del Diario El Gráfico, repasa sus días de gloria en Londres 2012.

Por

 

Imagen foto_0000000120130527222715.jpg
Su escuela propia de gimnasia es el sueño de Tomás tras un futuro retiro. Crédito: Sylvio García

Juan Ignacio Gardella
@jigardella

En este año que lleva el Diario El Gráfico funcionando, no cabe duda de que, en el ámbito polideportivo -“todo menos fútbol”, como se le conoce-, Tomás González se robó la película. Sus dos cuartos lugares en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fueron los hitos más destacados dentro de los “otros deportes” en estos 12 meses, por lo que, con la perspectiva que da el tiempo, vale la pena recordar su histórica actuación en la cita británica.

“Fue fuerte darme cuenta después de toda la cobertura que hubo acá. Me dijeron que mucha gente paralizó sus actividades para ver las finales. Hay un antes y un después en mi vida”, admite el gimnasta nacional.

¿Qué lugar ocupa Londres 2012 dentro de la vida de Tomás González?
El más importante, porque desde que tengo conciencia quise ir a unos Juegos Olímpicos. El hecho de haber estado fue mi mayor logro. Ya allá, mi objetivo era estar en las finales de suelo o salto. Conseguí entrar a las dos, así que con eso ya me sentía un ganador. Con los dos cuartos lugares, terminé súper conforme y motivado para enfrentar un ciclo olímpico más.

¿Quedó la espina clavada de colgarse una medalla? Porque estuviste a punto…
Obvio que sí, pero en verdad quedé súper conforme. Si un chino no gana una es porque se la farreó, pero en mi caso siempre fui contra la corriente, con poca ayuda. En los últimos ha sido mayor, pero a mí me costó mucho más llegar a una final. Los chilenos siempre quieren medallas, pero uno no puede andar asegurando una así como así.

Pero ya tienes dos diplomas olímpicos. Me imagino que en Río buscarás superar lo hecho…
De todas maneras. Mi meta siempre es ir superándome. Para este nuevo ciclo olímpico tengo que aumentar la dificultad de los ejercicios sí o sí, porque afuera los gimnastas no descansan. Además, tienen mayor recambio, y las nuevas generaciones siempre llegan con más motivación y energía, así que hay que estar a tope.

¿Tus expectativas son mayores?
Yo quiero ir paso a paso, como siempre. Sé que puedo vivir la misma situación, pero tengo que estar sano física y sicológicamente. Mucha gente piensa que estoy en mis últimos años de carrera, pero creo que voy a llegar súper bien a Río. Con 30, es buena edad.

El fin de la relación con Yoel Gutiérrez y la llegada de Alfredo Hueto

A principios de año, González decidió terminar su vínculo laboral con Yoel Gutiérrez, técnico cubano con el que obtuvo sus mayores logros deportivos. El gimnasta nunca ha querido profundizar en el asunto: “No quise detallar un tema más privado. Eso queda entre él y yo. Ahora estoy súper bien con Antonio Espejo, entrenador del Manquehue”.

La gente no entendió por qué le pusieron punto final a una relación tan exitosa…
Son ciclos. Es natural que se terminen y que uno quiera comenzar uno nuevo. La gente no tiene por qué entender.

¿Tuvieron que ver las críticas que él le hizo a la Federación?
Mmm no. Los detalles los conversé con él y eso queda ahí.

¿Qué esperas del español Alfredo Hueto, quien prontamente debiera asumir como head coach nacional?
Lo conozco de vista, pero no sé en qué va la negociación ni cuándo llegará. Yo tengo que seguir entrenando y, cuando él llegue, me incorporaré como todos los gimnastas a la planificación que haga la Federación con este nuevo entrenador.

¿Qué referencias tienes de él?
Pocas, no lo conozco mucho. Sé que le fue bien con Gervasio Deferr, doble oro olímpico y medallista de plata también, pero en España es otro el ambiente, porque tienen un programa bastante más desarrollado. Viene con buenos resultados, pero todo va a depender de cómo se maneje con la cultura nacional, porque mi ex entrenador ruso (N. de la R.: Evgeny Belov) no pudo con la falta de eficiencia del chileno y terminó yéndose.

¿Cómo está tu relación con la Federación?
Por ahora, todo bien. Hemos estado en conversaciones para estar al tanto de lo que está haciendo cada uno. Si hay problemas, tratamos de conversarlos directamente.

LA VIDA DESPUÉS DE RÍO 2016

¿Qué va a ser de Tomás González tras el retiro?
Pretendo tener mi propia escuela de gimnasia. Espero conseguir el apoyo suficiente, porque es súper caro. He tratado de ahorrar lo más posible, pero está complicado hoy en día en Santiago encontrar un terreno con las dimensiones necesarias.

¿Piensas asociarte con alguien?
Por ahora, está un poco congelado el tema, porque estoy dedicado a los entrenamientos. Cerca o posterior a Río espero concretar algo. A los chilenos les cuesta arriesgarse. Los inversionistas prefieren asegurarse con los típicos negocios inmobiliarios o con el fútbol, pero ojalá haya alguien al que le interese el proyecto, porque los niños se motivaron con la gimnasia y es el minuto para aprovechar eso.

¿Podría haber una nueva mano de Farkas?
Yo creo que el aporte que hizo él es suficiente. Para mí fue importantísimo. El compromiso era que los aparatos los puedan aprovechar las futuras generaciones, así que pretendo tener mi gimnasio con los implementos que él me donó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo