Noelle Barahona, la rider chilena de los JJOO

Tiene 22 años y se está preparando con todo para romperla en los JJOO de Invierno de Sochi, Rusia, el próximo año. Será su tercera participación en este tipo de eventos.

Por

 

Imagen foto_0000000120130710073135.jpg
A los 15 años tuvo su primera experiencia en JJOO. Créditoa. Archivo

Por Cristian Salas
@Csalasfarias

“Cuando era muy chica, mi mamá (Yasmín Neder) era fanática del esquí, no competía ni nada, pero me llevaba por el día a El Colorado. Era difícil porque era caro el ticket y mi mamá era estudiante o estaba recién empezando a trabajar, entonces había que aprovechar el día al máximo, de 9 a 17 en la pista. Ella me inculcó la vida sana. Después se casó con mi padrastro y él me llevó al club La Parva a entrenar. Al principio me iba mal y estaba súper decepcionada, pero mi mamá me dijo que siguiera hasta que empecé a andar mejor, sobre todo con mi primera entrenadora, Mane Fernández”.

Son las palabras llenas de nostalgia de Noelle Barahona (22), recordando el largo camino que tuvo que recorrer para transformarse en la mejor exponente chilena del esquí. La deportista acaba de clasificar a los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizarán en Sochi, Rusia, el próximo año, la que se espera sea su mejor experiencia.

“Ha sido medio extraño porque los deportistas en general, sobre todo las esquiadoras, a los 20 ó 21 años empiezan a agarrar ritmo y recién a los 28 empiezan a ganar. Yo fui a los primeros JJOO (Turín 2006) a los 15 y no tenía mucha experiencia, era más que nada para ver qué pasaba. En los segundos Juegos (Vancouver 2010) tenía 19 y todavía era chica, siento que fue todo súper irreal. Me siento muy afortunada de ir ahora a mis terceros Juegos, porque eso significa que a los 28 voy a llegar con todo”, explica Noelle.

Hoy, la figura de la selección nacional se está preparando con todo para romperla en Rusia y por eso se comenzó a especializar en la velocidad en descenso. “En los Juegos anteriores competí en las cinco disciplinas y el desgaste físico y mental era tremendo, por eso ahora me dedico más a la velocidad en descenso, es mi especialidad. Me estoy preparando mucho para mejorar mis participaciones anteriores”, cuenta la rider chilena.

Para ello, en el verano Noelle y sus entrenadores Maui Gayne y Aurelia Urbain partieron a competir en Europa, principalmente por Francia, Suiza y Andorra, rutina que sigue desde hace ocho años. “Fue mi mejor temporada en el hemisferio norte, incluso gané un par de torneos”, cuenta feliz.

Y sobre el nivel del esquí en Chile, Noelle es clara. “Es muy difícil para los sudamericanos y este año quedó demostrado por qué. Ya estamos llegando a julio y sólo he podido esquiar un solo día, porque hay mucha gente, pocas canchas abiertas y poca nieve. Además, la temporada dura hasta septiembre y la temporada para los europeos es de noviembre a abril y más encima ellos se vienen a hacer la doble temporada acá. Para nosotros irse seis meses a Europa es irreal. Igual el nivel ha mejorado un montón en los últimos dos años, hay chicas nuevas que están trabajando muy bien y pronto se van a dar los resultados con ellas”, explica Barahona, quien además debe compatibilizar su pasión por el deporte con sus estudios de Licenciatura en Matemática / Estadísticas en la Universidad Católica. Seca

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo