Tokio 2020: La apuesta será por unos Juegos seguros y solventes

El gigante asiático ofrecerá uno de las competiciones más atractivas de la historia en una ciudad que según el Primer Ministro Shinzo Abe, es "dinámica, pacífica y fiable".

Por

El Gráfico Chile

El espíritu japonés lo hizo de nuevo. En 1964, y ante la sorpresa del mundo entero, Tokio fue capaz de organizar los Juegos Olímpicos, apenas 19 años después de los terribles ataques nucleares que afectaron a Hiroshima y Nagasaki, y que significó el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy la historia vuelve a tener un matiz similar. El 11 de marzo de 2011 Japón fue protagonista de uno de los terremotos y tsumani más devastadores de la historia, el que además provocó el accidente nuclear en la planta de Fukushima ocasionando una radioactividad que afectó a cerca de 45 mil personas. Pero nada eso amilanó la persistencia nipona que 911 días después de la tragedia volvió a hacer de las suyas al ganarse el derecho de ser sede de los Juegos Olímpicos de 2020, a realizarse en su capital, Tokio.

El desastre nuclear fue tema durante el discurso de presentación que dictó el primer ministro japonés, Shinzo Abe en Buenos Aires. “Fukushima no ha tenido nunca ni tendrá impacto sobre Tokio”, señaló Abe, quien pidió que, “por favor lean los titulares. El impacto del agua contaminada se ha aislado a una zona de 0,6 kilómetros cuadrados y está totalmente controlado. Incluso, los más altos niveles numéricos se encuentran dentro de los niveles de la OMS. No hay problemas en el presente ni los habrá en el futuro”.

Tokio asegura la perfección

Con una capacidad financiera que escapa a cualquier parámetro económico mundial, Japon asegura invertir cerca de 3 mil 300 millones de dólares en infraestructura para unos Juegos que  se desarrollaran un radio de apenas de 8 kilómetros, en un entorno urbano centralizado que asegure la comodidad en los desplazamientos tanto para los deportistas como para el público y la prensa.

Las sedes de los JJOO de 1964 servirán como base para la edición de 2020. El Gimnasio Nacional y Metropolitano, el estadio de sumo Kokugikan y el estadio Budokan de artes marciales están contemplados en el plan olímpico. De las 37 sedes, 28 estarán situadas en el centro de la ciudad, incluido el futuro Estadio Nacional de Kasumigaoka el cual albergará a cerca de 80 mil personas y que pretende erigirse sobre la base del actual Estadio Olímpico.

La Villa Olímpica comprenderá 44 hectáreas y se construirá sobre la isla de Harumi.

La modernidad que ofrece Tokio también estará a prueba para 2020. El sistema de transporte público, considerado como uno de los más eficientes del mundo, asegura que el traslado para los deportistas entre la Villa Olímpica y las sedes no demorará más de 20 minutos.

La seguridad también es tema. Los nipones apuestan a su “espíritu cívico” para garantizar uno de los Juegos más seguros de la historia, el cual tendría contemplado a cerca de 51 mil efectivos de seguridad.

Finalmente, la ciudad ganadora asegura una capacidad hotelera que bordea las 140 mil plazas en un entorno de 50 kilómetros.

Así, Tokio está a la vuelta de la esquina.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo