Astroboy prepara el regreso tras su grave accidente

Javier Villegas volverá a las pistas este sábado, luego de la dura caída que sufrió en agosto, cuando entrenaba para los X Games. "Pudo ser mucho peor", reconoce.

Por

 

Imagen foto_0000000120131106112419.jpg
Astroboy competirá este fin de semana en México (Getty Images)

Juan Ignacio Gardella
@jigardella

 

El 1 de agosto Javier Villegas sufrió el peor accidente de su carrera profesional. Cuando se preparaba para los X Games de Los Angeles, en California, Estados Unidos, Astroboy perdió el control de su moto y cayó desde varios metros de altura, en una imagen que impactó por su dureza.

Pese a la espectacularidad del incidente, el motociclista nacional volvió a los entrenamientos hace tres semanas y ya está listo para retornar a la actividad este sábado, cuando tome parte en un evento denominado Xpilots, en México. “Será mi primera aparición en público desde la lesión. Me he puesto como meta ganarlo, porque mi objetivo es volver más fuerte que antes y vencer en todas las competencias en que me presente”, advierte el deportista criollo.

 

¿Esperabas un regreso tan rápido?

Yo debería estar dos meses más sin subirme a una moto, por el pronóstico que me habían dado, pero ya lo hice hace tres semanas. Al principio fue doloroso, por los movimientos rápidos que tengo que hacer para una acrobacia, que me causaban molestias en la cadera, pero como he estado haciéndolos todos los días, se ha ido soltando lentamente y me estoy sintiendo mejor. Me he puesto como meta recuperar dos acrobacias al día como mínimo y hasta ahora la he cumplido con creces. Ya estoy casi de vuelta en mi nivel, pero todavía me falta la consistencia para hacerlas todas las veces, no solamente de vez en cuando.

 

¿Volviste sin permiso médico?

No es tan así. Acá en Estados Unidos me habían dado de cuatro a seis meses sin subirme a una moto, y si podía estar un año, mejor, pero en Chile me dieron el alta para empezar a saltar a los dos meses.

 

¿Cómo fueron los primeros días tras el accidente?

Súper dolorosos. Me dolía al acostarme, al moverme, para cosas básicas que uno hace todos los días. En el primer mes ni siquiera tenía ganas de subirme a la moto, no era una prioridad. Lo único que quería era llegar a mi casa y poder dormir bien, pero no se podía.

 

¿Crees que, pese a todo, tuviste suerte?

Claro que tuve suerte, porque la caída pudo ser mucho peor. Pude haber aterrizado con la cabeza y ahora estar contando una historia totalmente distinta. Aunque también fue por la preparación que había detrás, con un estado físico que me permitía aguantar golpes de esa magnitud. Estaba preparado para que mi cuerpo reaccionara a moverse en el aire de esa manera, poder girar y recibir los impactos de la mejor forma posible.

 

¿Quedó alguna secuela sicológica?

Sí, claro. Cada vez que hago la misma acrobacia, tengo la sensación de que el manubrio se me quiebra y pierdo el control. Por eso me esfuerzo todos los días y la hago un par de veces, para que se borre esa cicatriz mental y empiece a crearse algo nuevo arriba. Ése es el proceso que he seguido siempre después de las caídas.

 

¿Cambió en algo tu predisposición hacia tu disciplina?

No sabría decírtelo. Mi esposa dice que no ve ningún cambio en mí, que estoy igual de agresivo que antes sobre la moto. Sí tengo más cuidado en la mantención de ésta, que no era una prioridad y ahora sí lo es.

 

¿Tu esposa te pidió que cambiaras?

No me ha puesto ninguna limitación. Sí vi un cambio en mi hijo, que tiene nueve años. Antes quería hacer freestyle y ya no le llama tanto la atención. Ahora quiere correr en motocross.

 

¿Él estaba ahí ese día?

Sí, estaba ahí. Mi señora bajó a verme y él se quedo con un amigo, quien le dijo que no se preocupara, que yo iba a estar bien, porque él se había caído hacía un par de meses y estaba perfecto. Se lo tomó con la calma y la madurez de alguien que está envuelto en el mundo de las motos.

 

¿Qué meta tienes para el próximo año?

Mi objetivo es llegar a los X Games y ganar esa medalla de oro que no pude este año.

 

¿Esa medalla de oro es el único logro que te está faltando?

En cuanto a logros materiales, sí, pero me queda mucho por delante. Mi meta personal es mantenerme saludable y estirar mi carrera lo más posible. No quiero dejar de andar en moto todavía.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo