Jeremías Israel: "La experiencia me permitirá ser más sólido en el Dakar 2014"

El piloto afina detalles para su segunda participación en el Dakar luego de un irreverente irrupción en la edición de este año, cuando se metió entre los diez mejores durante algunos días

Por

 

Imagen foto_0000000120131112100313.jpg
Jeremías Israel se prepara para el Dakar 2014 / Crédito: Ricardo Ramírez

Andrés Del Brutto
@El_Editor

Hace poco más de un año, las cosas parecían mucho más lejanas. Había que viajar a Lima, realizar las siempre complicadas verificaciones técnicas y prepararse para largar su primer Dakar. Más que una aventura.

No estaba nervioso, pero sí ansioso. Hablaba y gesticulaba sin parar, dibujaba proyectos en el aire, los escribía en una servilleta y volvía a pensar en otra idea. “Quiero encontrar gente que sueñe con cosas nuevas, esto se mueve con energía positiva”, repetía con entusiasmo.

La escena se repite a poco menos de dos meses de una nueva versión del Dakar, la de 2014, que nace en Rosario, Argentina, el 4 de enero, y finaliza en Valparaíso, el 18 del mismo mes. “Voy a ir rápido, tengo ganas y determinación para ir por más”, dice mientras responde mensajes en el celular y dibuja una especie de organigrama en una hoja cuadriculada.

“Todavía hay detalles por definir”… dice como si estuviese guardando las mejores cartas.

Jeremías estrenará equipo, moto y auspiciadores en el Dakar. Equipo: hoy es parte de la estructura de “1 forall”, la estructura que en su momento promovió a Chaleco López y que durante muchos años ha trabajado con el español Marc Coma, tres veces ganador del Dakar.

“Después del Dakar de este año recibí un mensaje de Jordi Arilla, director de 1forall, quería reunirse conmigo”, cuenta Jere mientras vacía una segunda botella de agua mineral. “Nos reunimos, les había llamado la atención cómo anduve en el Dakar, a ritmo de top ten los primeros días, querían trabajar conmigo. Ahí se empezaron a abrir muchas opciones”.

-Ser parte de un equipo ya es un gran cambio.

Hay que entender que el primer Dakar lo corrí basado en un esfuerzo local. Una moto comprada en Chile, con el apoyo de Honda Chile, con un kit de estanque más grande y cosas conseguidas a partir de mi esfuerzo y el de Marcelo Verdugo, mi mecánico.

-¿Qué te ofrecieron?

Esta reunión con Arilla nos permitió soñar con una mejor moto y un mejor equipo y con una estructura que nos permita dar un salto. Empezamos a trabajar y se comprometieron a subirme a una buena moto. Paralelamente, se ha realizado un trabajo específico de financiamiento donde los auspiciadores son clave.

-Esa es la gran novedad del este momento: tu vínculo con Mapfre.

Así es, llegamos a un acuerdo con ellos hace pocos días. Es un tremendo apoyo, estoy muy contento y motivado de que hayan creído y apostado por este proyecto.

-¿Qué significa contar con ese apoyo?

La importancia de Mapfre está en que es la empresa aseguradora Nº1. Ya está involucrada con el deporte a nivel mundial auspiciando a Rafael Nadal y con un fuerte equipo en el Moto GP. Para ellos, entonces, el mundo del deporte no es nuevo y ahora apuestan por mí basándose en trabajar a largo plazo, en proyección. Saben los riesgos que existen en mi deporte, por eso mismo se transforman en un soporte y en un apoyo fundamental para llevar adelante un proyecto de esta magnitud.

-En unas semanas Rafael Nadal estará jugando una exhibición en Chile. ¿Te imaginas visitándolo? Ahora comparten camiseta…

Es una buena pregunta… Espero tener la oportunidad de juntarme con Nadal, que es la imagen y el ícono de Mapfre en España y el mundo. Es un referente no sólo para los tenistas, sino para los deportistas en general y para el público a partir de lo que transmite. Acá hay un tema importante de valores al poder ser parte de esta familia que es Mapfre.

Hora de correr

Le pasó de todo en el Dakar de este año: corrió al ritmo de los primeros, tuvo un par de caídas que le sirvieron de advertencia, logró llegar a la meta y levantar los brazos en Santiago, su casa. Ahora va por más.

-¿Cuáles son tus certezas hoy, a pocas semanas del Dakar, luego de la experiencia de este año?

Mis fortalezas, certezas o seguridades hoy comienzan en que puedo asegurar que voy a ser rápido. Tengo la determinación de ir por más, tengo un apoyo clave del que acabamos de hablar y tengo la certeza de que voy a dejar todo en el desierto. Después, el resto, se verá en competencia.

-¿Qué harías distinto esta vez?

En el día a día, no mucho. Tuve la suerte de tener apoyo y consejos de varios pilotos, sin haber tenido la experiencia. Obviamente que ahora las cosas serán más ordenadas y con menos dudas. Lo que sí voy agregar en lo cotidiano será ponerle más atención a la hoja de ruta que se prepara cada tarde. Claramente este año no lo pude hacer bien, no sabía hacerlo bien.

-¿Y en carrera?

Ahí sí hay muchas cosas que voy a hacer distinto. Desde comprender y planificar mejor el evento, hasta saber y definir cuándo atacar y cuándo no. Por otra parte, voy a tener más fortaleza a la hora de navegar, que me permitirá ir más sólido y rápido.

-¿La navegación es efectivamente la clave de la carrera?

Es la esencia de un rally raid. Es un factor que con trabajo y experiencia se logra manejar. Afortunadamente lo he podido entrenar desde un principio con Pepe Cornejo, motociclista oriundo de Iquique y referente del desierto en Chile.

-¿Hay objetivos?

Sí. Ir por más. Ser rápido y sólido. Sé que al mismo tiempo debo ir etapa por etapa. La experiencia jugará de mi lado esta vez.

Twittero, aguerrido y emprendedor, el perfil de Jeremías Israel

“Todavía estoy tiritón”, dice Jeremías moviendo los brazos y agitando un vaso de agua. Las sesiones de entrenamiento son intensas en estas semanas previas al Dakar 2014 (ver mapa con calendario). La jornada comienza en el gimnasio y continúa en distintos cafés reunión tras reunión. Lista de pendientes: detalles del nuevo equipo, negociaciones con los auspiciadores, coordinación de logística en el Dakar. “Esto no para…”, suspira.

Israel es su propia pyme. Una muy efectiva, por cierto. Redituable. Lo que comenzó como un proyecto personal, tenía base en su larga trayectoria en el mundo motor.

Se subió por primera vez a una moto a los 6 años, a los 9 comenzó a competir en motocross y a los 16 ya corría como amateur en Estados Unidos. Se transformó en profesional a los 18, participando con mucha personalidad durante cuatro años en el AMA -el campeoanto estadounidense-, la NBA del motocross. Antes de iniciar su paso por el Dakar, compitió en enduro (fue 5to en los Six Days de 2007) y en el RallyMobil.

Exitoso en la pista, fuera de ella es un activo twittero (@jereisrael), rostro de marcas de vestuario (HH, G-Star, Vans), embajador de la PDI, representante de la ONG Rock the vote (para promover la participación ciudadana) y la Fundación “Nuestros Hijos”, que ayuda a niños con cáncer.

Esta última experiencia es parte importante de su vida: en 1999 le encontraron un tumor en el tronco del cerebro. “Tenía 18 años, quería seguir compitiendo y no me quise operar”, cuenta. “Tuve la suerte de poder acceder a un tratamiento con radioterapia que logró reducir y controlar el tumor, que todavía está aquí, en mi cabeza”, relata mientras se toca con el índice derecho.

En 2012 estrenó el docureallity “Road to Dakar” que mostraba la trastienda de su preparación para la carrera.
Hoy no corre solo: Sofía y su hija Zoe (de seis meses) lo motivan: “Pienso en ellas mientras corro, es casi una forma de meditación. Mi meta no es personal, es familiar: es una motivación extra para seguir haciendo lo que quiero hacer, para esforzarme más”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo