El Handcycling, la nueva prueba de un ejemplo de superación

Fernando Demaría sufrió un accidente que lo dejó tetrapléjico, pero ahora volvió al deporte a través del ciclismo, aunque siempre pensando en regresar al mundo motor.

Por

Por Juan Ignacio Gardella

Desde que en el Mundial de Enduro de Talca, llevado a cabo en marzo del año pasado, sufrió un accidente que lo dejó tetrapléjico, Fernando Demaria no se ha cansado de sorprender. Pese a que le dijeron que no podría volver a hacer deporte, él no se dio por vencido y de a poco le ha ido doblando la mano al destino.

Hace unos meses practica handcycling (bicicleta que se mueve con las manos), pero ahora decidió realizarlo a nivel competitivo. De hecho, en agosto ganó los 7K del Half Marathon de Scotiabank -además estuvo en The Color Run, el 10 del presente mes-, victoria que pretende repetir este domingo en los 10K de la Corrida Lanpass, entre Escuela Militar y el Alto Las Condes, con seis kilómetros de subida. “Quedas raja. Es pesado, pero rico”, cuenta Nano, de 21 años, que también está cursando primer año de Ingeniería Comercial.

¿Cómo llegaste a esto del handcycling?
Es un grupo que hicimos con otras dos personas que tienen lo mismo que yo y ahora somos cinco. Nació porque la gente en silla de ruedas no hacía nada de deporte. Entrenamos por lo menos una vez al mes juntos y estamos tratando de traer más bicicletas para que otros las puedan usar.

¿Cuánto esfuerzo de brazos requiere esta actividad?
No tengo tríceps y los dedos no los puedo mover, como tampoco las muñecas. En los brazos solamente tengo bíceps, además de los hombros, así que cuesta el triple.

¿Tienes pensado ir a competir al extranjero?
Se practica harto, pero el nivel de lesión de nosotros es súper alto, desde el cuello para abajo, entonces no tenemos mucha movilidad ni fuerza. Afuera lo hacen parapléjicos, es decir, personas que están mal a partir de las piernas, pero no hay categoría para gente tetrapléjica. La idea es desarrollarla en Chile y después, si se puede, salir al extranjero.

¿Y volver al mundo motor está dentro de tus planes?
Tengo ganas de estar en el Motorshow otra vez (N. de la R.: el año pasado fue navegante de Vicente Israel) como copiloto de Gabriel Benoit, pero no es seguro todavía, porque él no sabe si lo va a correr. El próximo año, además de seguir en las bicis, quiero meterme a manejar buggies, pero no de forma competitiva aún.

¿Te ilusionas con correr un Dakar en un buggy?
Ése es el sueño, pero primero tengo que ver el permiso de mi mamá, que es lo más importante, y otras cosas. Si pasa, va a ser más adelante. Por mientras le voy a dar con la bici.

¿Te quedas con las bicis o con los motores?
Siempre me han gustado más los motores, me fascinan, pero la bici igual me gusta. Es un muy buen ejercicio, porque te saca músculos y mejora el sistema cardiovascular.

¿El deporte ha sido quizá el factor más importante para que salgas adelante?
Es que te enseña de todo. Si te caes, a volver a pararte, además del esfuerzo. La gente en silla de ruedas tiende a caerse y no hacer nada más, pero el deporte es muy importante, porque te sirve para todas los aspectos de la vida.

¿Sientes que eres un ejemplo a seguir?
Eso no lo decido yo, pero no me siento un ejemplo. Soy así porque me gusta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo