Así se viven los 10k de We Run Santiago por dentro

El Gráfico se puso el desafío de participar en la corrida más taquillera de la temporada. A puro corazón completamos el recorrido.

Por

Por Demid Herrera
@DemidHerrera

“Yo tengo ganas de correrla”. Mi frase en una reunión de pauta hace dos semanas terminó siendo la sentencia para que el equipo creativo de El Gráfico me arengara a cubrir la Nike We Run Santiago 2013 desde dentro y tratar de plasmar en competencia el desafío que miles de corredores aceptaron encarar la noche del sábado.

Diez kilómetros de trote que incluían la novedad de pasar por el túnel del cerro San Cristóbal y que exigían un entrenamiento que en mi caso incluyó más horas de carrete que sesiones de gimnasio. Definitivamente no era la mejor receta, pero la palabra estaba empeñada y había que aperrar.

Así fue como partí hacía el parque Bicentenario, punto de largada para la carrera y vi cómo un mar de poleras rojas se dirigía con la misma intención: terminar el recorrido más allá si se era gordito, flaco, joven o viejo.

A las 20.30 de la noche  la totalidad de los corredores estaba encajonado en el punto de arranque y entre gritos de aliento empezó la ruta, que en lo personal empezó a ponerse difícil como a los 200 metros, cuando el exceso de cigarros en mi diario vivir empezó a pasarles la cuenta a mis pulmones.

“¡No puedo dar pena, no puedo dar pena!”, era lo que pasaba con la cabeza. Ver a un par de tipos que con 50 kilos a cuestas más que yo pasaban por mi lado como si nada, fue el impulso para ponerle ganas.

Así fueron pasando los metros, que eran la motivación para sentir que se podía y sin dudas, después del cuarto kilómetro, vino lo mejor de la ruta, pues el túnel todo iluminado y con música a full se mezclaba con los ce-hache-í de todos los jadeantes deportistas.

Tras ello vino lo más rudo del recorrido, pues la subida a La Pirámide fue el final para muchos de los corredores, pero no había espacio para arrugar. Terminé la prueba en 51’04” y sólo para concluir que si yo, bueno para el cigarro y amigo de la noche pude, usted tiene que puro animarse y demostrarse a sí mismo que con ganas puede sumarse a un deporte que día a día suma adeptos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo