Felipe Miranda, el mejor de los mejores: El sacrificio familiar detrás del Cóndor de Bronce

El esquiador náutico fue premiado por el Círculo de Periodistas Deportivos como el mejor deportista chileno del año, gracias a su título mundial en la modalidad overall

Por

Imagen foto_0000000120131220082413.jpg

Felipe Miranda alzando el Cóndor de Bronce en compañía de las autoridades de Gobierno (Agencia Uno)

Juan Ignacio Gardella

@JIGardella

Hace casi 20 años, Waldo Miranda y Martita Arellano se la jugaron a fondo por sus hijos. Instados por ellos, fanáticos del esquí náutico, decidieron dejar atrás la vida que llevaban hasta ese momento y mudarse al sector de Los Morros, en la comuna de San Bernando, donde construyeron una laguna artificial (en la foto) para que practicaran su deporte.

Los traslados a Aculeo ya se habían convertido en un problema, por lo que consideraron más adecuado irse a las afueras de Santiago. Ahí se formó Felipe, el tercero de un clan que completan Francisco, Rodrigo y Tiare, cuyo reciente título mundial en la modalidad overall, ganado en su propia casa, le significó ser premiado ayer con el Cóndor de Bronce, galardón que el Círculo de Periodistas Deportivos (CPD) le entrega al mejor deportista chileno del año.

“Tuve la suerte de encontrar un sitio que estaba hipotecado. Llegué a un tremendo acuerdo, porque el precio fue ridículo para lo que vale hoy, entonces no fue tanta la inversión, sino la visión. De ahí en adelante, todo se debió a su perseverancia”, recuerda el padre, que quiso brindarles a Pipe y a sus tres hermanos las mejores condiciones para el desarrollo de su actividad. “Es que el clima en Aculeo era desfavorable para entrenar”, complementa.

Por tal esfuerzo, tanto económico como familiar, lo conseguido  lo siente como propio. “Es como si fuera mi triunfo, porque pasaba horas enteras esquiando con Felipe, yo en la lancha y el detrás de ella. Es muy gratificante”, celebra el dirigente más destacado del 2012, según el mismo CPD, por su labor en la Federación de la especialidad.

Más allá de que el escenario era el ideal, había que aprovecharlo. Y la gloria no llegó por casualidad, ya que antes Pipe fue monarca orbital en distintas categorías (universitaria, sub 17 y sub 21). “Esto es el premio a años de trabajo, disciplina y sacrificio”, resalta la madre. “Pero valieron la pena. Hay que jugársela siempre por los hijos”, agrega.

“Me pueden decir que a mí se me dieron las cosas fáciles, porque mis papás tienen plata, pero ellos invirtieron en mí, hicieron una apuesta, y por eso les agradezco. El apoyo ha sido incondicional, más allá de las lucas”, agradece el campeón planetario, cuyo talento excede los límites del agua, ya que también se desenvuelve con naturalidad en varios deportes, como el fútbol, el golf y el tenis. Es más, destacó en el estadio Santa Rosa de Las Condes con la pelota en los pies. “Me pidieron que se quedara, porque era buenísimo”, se enorgullece Martita. “En realidad, es bueno para lo que se proponga”, añade.

¿Es cierto que lo quiso la UC? “Eso dice mi mamá, pero no sé si es verdad. No sé si era tan bueno, pero trataba de hacerlo lo mejor posible”, advierte el polifuncional. “Partí de delantero y ahora juego más atrás, como (Gary) Medel”, cuenta. Un multifacético en todo sentido, ideal para el overall.

¿Se vende la laguna?Pese a las dos décadas que está por cumplir la laguna ubicada en Los Morros, para Waldo Miranda no tiene un mayor valor sentimental. De hecho, está abierto a desprenderse de su joyita, y ya han aparecido oferentes.

Una caja de compensación ha mostrado interés en comprarla, pero todavía no hay una propuesta formal. “Si me ofrecen lo que quiero, claro que la vendo. Les dije que vinieran con algo concreto y conversamos”, avisa.

Sin embargo, aclara, esa transacción no implicaría la salida de la familia del lugar. “Quieren que sigamos ahí, haciendo clases y trayendo gente”, cierra.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo