Boris Garafulic: "Voy a dejar de correr cuando sepa para qué estoy"

El empresario deja su puesto como director de Vision Advisors por catorce días, se viste de piloto y parte a correr el rally más extremo del mundo.

Por

Por Gonzalo Pérez

Vestido con un impecable traje y una corbata navideña acorde a las festividades, Boris Garafulic nos abrió la puerta de su oficina como director y socio fundador de Vision Advisors. A días del inicio del Dakar no parece que el empresario vaya a competir  y dedica su tiempo para dejar todo listo y ordenado en sus negocios. Pero esa percepción cambia apenas uno entra a su despacho. Un trofeo del Dakar regalado por su amigo Nani Roma, fotos corriendo por el desierto colgadas en la pared y un casco utilizado por Michael Schumacher en la Fórmula 1, dan cuenta de la pasión que realmente lo mueve: las tuercas.

Hace tres años decidió seguir los pasos de su padre -campeón del Gran Premio de Turismo Argentina en 1962 e  invicto por tres años en el circuito de Las Vizcachas- y alistó una camioneta Nissan Overdrive para correr el Dakar. Desde esa participación en 2011, en la que se retiró en la undécima etapa, deja su oficina en enero y se somete a las duras condiciones del desierto. El impecable terno desaparece por 14 días y se transforma en un traje de piloto ensuciado por la arena.

Por eso y consciente de que su día a día está en la oficina, Boris Garafulic toma el trofeo que le regaló su amigo y compañero en el equipo Mini, Nani Roma, y dice honestamente: “No creo que algún día consiga este premio, porque yo lo hago sólo por la pasión y como hobby. Soy un piloto amateur”.

¿Cómo lo hace para compatibilizar su trabajo en la oficina con la preparación del Dakar?
A fin de año es más complicado, porque hay que ordenar todo el tema contable y al mismo tiempo, ver los temas del Dakar. El2013 hemos tenido muchas cosas de la oficina y hemos pasado menos tiempo involucrados en la carrera, pero el tema está bien y queremos darle un foco diferente.

¿Cuál es ese foco?
Para estar en el top ten hay que comportarse de una manera más profesional e involucrarse más en algunas materias. Esa es la única manera de estar del diez para arriba, por eso vamos a alojar en el campamento y quedarnos adentro. Vamos a andar en casas rodantes, ahí estás más conectado. Durante la carrera van pasando cosas con el auto y es importante estar ahí, para seguir al mecánico. Ahí tienes todo más ordenado y estructurado.

Estará más involucrado en la carrera, pero ¿cómo lo hizo durante el año para conseguir una mejor preparación?
Este año he estado súper poco involucrado. Corrimos en Marruecos y estuvimos practicando una semana con el auto. He estado con mucho tema de oficina, porque el Dakar es un hobby y una pasión, pero no es mí día a día. Sin embargo, en esa carrera, anduvimos bien y notamos el cambio de la configuración del auto. Me acomoda mucho más ahora que como estaba antes. Es un auto superior.

Teniendo en cuenta que el auto es mejor ¿seguirá con la idea de estar en el top ten?
El 2013 estuve ahí del top ten. Las cosas que te decía que no pueden volver a ocurrir son las que nos alejaron de ahí. Por ejemplo, este año hubo un problema con la configuración de los frenos y eso me llevó a pinchar tres neumáticos, pese a que yo no soy bueno para pinchar. Eso fue porque se había equivocado el técnico y ahí perdí diez a quince minutos.  Esas cosas no pueden volver a pasar y fue un error no haber estado ahí. Por eso me quedo en el campamento.

¿Cómo va a vivir el Dakar dentro del campamento?
Antes estaba más desconectado, pero si por alguna razón no funciona dormir en el campamento, me voy para afuera. Además este año es diferente, porque nuestro equipo es muy grande y lo hace aún más complejo. Es un desafío y hay que manejarlo.

Estar en el campamento y correr el Dakar es algo completamente distinto a su día a día en la oficina ¿cómo nace esta idea de ir a meterse al desierto por 14 días?
Nace por mi padre y porque me gusta el tema de las tuercas. El rally raid me acomoda y me siento muy cómodo. He sido aceptado dentro de la esfera del Dakar y también por la gente que corre. Tengo amigos en muchos lados que te tienen mucho aprecio, porque te incorporas en buena lead, haces las cosas bien y te relaciones bien. He conocido mucha gente, muy grata y estoy cómodo.  Es como que estuviera de toda la vida involucrado con la misma gente, no tengo aire de ninguna cosa rara y soy un personaje aterrizado, que tiene la pasión de las tuercas por el tema de mi padre.

¿Tiene fecha de vencimiento esta pasión?
El tema no lo he terminado porque todavía no tengo claro dónde y para qué estoy. Todavía no he llegado a dónde quiero estar, pero sé que es un tema transitorio y se ha alargado porque ha caminado bien. En algún minuto el tema termina, porque yo no busco transformarme en un Peterhansel o ganar el Dakar. Quiero ver hasta dónde puedo llegar y cuándo cumpla eso, voy a terminar.

¿Se puede terminar si consigue el top ten?
Claramente quiero estar entre los diez primeros y hemos estado dando vueltas ahí. Ese debería ser el rango para el Dakar 2014, estar entre el séptimo y el décimo. Ahí empiezo a cumplir mi objetivo.

¿Su aventura en el Dakar termina con alcanzar esa posición?
Puede ser. El Dakar para mí está asociado a pasarlo bien y ahora se ha ido tornando en equipos grandes y con mucha gente. Yo quería vivir este tema y ya sé lo que es el Dakar. He corrido unos diez u once rallies además del Dakar y eso es una parte importante de lo que se buscaba. Ahora quiero cerrar bien el ciclo. Todo el mundo sabe quién soy y sabe que mi mundo es la oficina. Soy un bicho raro que tiene la pasión y he andado bien arriba de un auto, pero mi día a día es la oficina. Hay que ir armando un tema bien profesional, pero no hay que perder de vista el tema que esto lo hago por la pasión y para gozarlo. No busco más que eso y no vivo más que eso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo