Rodman tras su visita a Corea del Norte: "Quiero enseñarle al mundo que podemos llevarnos bien"

El ex basquetbolista defendió su idea de organizar partidos de baloncesto entre EE.UU y Corea del Norte. El "Gusano" aseguró que volverá a Pyongyang en febrero.

Por

Imagen foto_0000000120140113105610.jpg

Rodman junto a Kim Jong-un durante el duelo de básquetbol disputado el jueves pasado (AFP).

EFE

El ex jugador de la NBA Dennis Rodman hizo escala en Beijing este lunes tras haber pasado una semana en Corea del Norte, donde participó en las celebraciones del cumpleaños de su amigo el dictador Kim Jong-un, y se defendió de quienes le han criticado por ese viaje al restar importancia a su influencia sobre el líder.

“No soy Dios, no soy un embajador, no soy nadie. Sólo quiero enseñar al mundo que podemos llevarnos bien practicando deporte, eso es todo”, afirmó el ex basquetbolista.

A Rodman le han llovido las críticas después de que la semana pasada, en Pyongyang, justificara la detención en Corea del Norte del pastor evangélico estadounidense Kenneth Bae, retenido en ese país hace más de un año, pese a las intensas peticiones de Washington para que sea liberado.

El jugador se disculpó un día después por ello, alegando que le habían afectado el estrés del viaje y el alcohol, y hoy pidió nuevamente perdón por no haber podido ayudar a Bae, aunque defendió una vez más su iniciativa de acercamiento deportivo al aislado régimen.

“Amo a América, amo a mí país, nunca lo perjudicaría”, aseguró por otra parte el ex jugador de los Chicago Bulls, quien se quejó de que todo el mundo ha intentado cargarle con responsabilidades cuando su único objetivo es acercar EE.UU a la aislada Corea del Norte a través del baloncesto.

El pasado miércoles, Rodman, único extranjero con acceso directo a Kim, encabezó un grupo de ex jugadores de la NBA y aficionados estadounidenses que “regaló” al dictador en el día de su cumpleaños un partido amistoso ante un combinado de basquetbolistas norcoreanos.

El ex jugador incluso cantó el “cumpleaños feliz” como dedicatoria especial a Kim, quien un mes antes había ordenado la ejecución de su tío y mentor Jang Song-thaek.

Rodman, volverá a Pyongyang en febrero para intentar organizar un nuevo partido de lo que los medios de EE.UU ya apodan la “diplomacia del baloncesto”, en recuerdo de la “diplomacia del ping pong” que acercó a Pekín y Washington hace 40 años.

Uno de los jugadores que acompañó a Rodman a Pyongyang la pasada semana, Eric Floyd, declaró a la cadena estadounidense CNN que no sabía que iban a jugar ante el dictador Kim y que se sentía “engañado”, aunque otro, Charles Smith, celebró la iniciativa, por “acercar a dos países que no se comunican”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo