Chequeo médico: la llave para determinar tu punto de partida

Un detallado chequeo médico es vital en el proceso de entrenamiento.

Por

 

Imagen foto_0000000120140225164847.jpgFoto: Carlos Ibarra

Por Demid Herrera Palacios

Pese a que ya van tres semanas desde que en El Gráfico nos propusimos internarnos en el mundo del running y aprender todas las alternativas que presenta esta disciplina, el proceso recién entra en tierra derecha. Tras revisar los tipos de pisada para la elección de las zapatillas (viernes 31 de enero) y revisar algunos tips de alimentación (viernes 7 de febrero), llegó la hora de someterse a un régimen formal de entrenamiento a falta de ocho semanas para el Maratón de Santiago 2014 y con ese objetivo cumplimos el primer requisito esencial: Un completo chequeo médico.

Con el apoyo de la Red Salud UC quisimos ahondar en la importancia de una revisión médica y buscar la forma de compartir con ustedes algunas claves para cuidarse, misión que de plano fue descartada por los especialistas. “acá no se pueden hacer diagnósticos para toda la gente. Cada paciente tiene su propio historial, su propio estado físico y es imposible entregar un procedimiento común”, fue la primera indicación de Luis Vergara, médico internista especialista en medicina deportiva.

“Lo primero que es clave es conocer los antecedentes médicos del paciente y sus familiares directos, chequear su posibilidades de practicar deporte y ahí se puede dar el vamos a un programa más preparado”, agregó el facultativo de la Red Salud UC, quien luego de las mediciones de peso talla presión y un electrocardiograma, nos derivó con una nutricionista y un kinesiólogo, quienes completaron la evaluación y también recalcaron la importancia de seguir todos estos procedimientos antes de trazarse un objetivo.

La pésima elongación muscular de uno de nosotros y los varios kilos que debe bajar el otro marcaron un chequeo que finalizó con un innovador examen para determinar el nivel de esfuerzo y revisar nuestra capacidad aeróbica: La medición del umbral láctico.

Mediante un análisis de nuestra sangre a medidda que aumentábamos nuestro esfuerzo en la trotadora, el doctor Andrés Serrano pudo observar el punto en que nuestro cuerpo empieza a sobreexigir su energía y así poder elaborar un entrenamiento que “estire” nuestra capacidad aeróbica y nos haga más eficientes en la búsqueda de un objetivo.

“El  umbral láctico permite observar en qué nivel de esfuerzo una persona pasa su umbral y empieza a acercarse a su punto de fatiga y así puede optimizar su entrenamiento” explicó el doctor.

Así y con exámenes en mano, empiezan dos meses de arduo trabajo y disciplina para que, más allá de conseguir una marca, aprendamos a tener un verdadero cambio hacia una vida más sana. y tú, ¿te animas?

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo