"Para sobrevivir en la selva hay que ser una leona, y yo soy una leona"

Natalia Duco, que el pasado fin de semana cerró su temporada, considera que está madura y que la falta de apoyo ya no le afecta tanto.

Por

Por Juan Ignacio Gardella

Natalia Duco repite varias veces que está madura, que ya no le afecta la falta de apoyo. Pero apenas le tocan el tema de los cuatro meses impagos que estuvo este año su entrenadora, la cubana Dulce Margarita García, muestra las garras.

“Desde los 15 años que estoy en el deporte de alto rendimiento y no ha cambiado nada. Pero para sobrevivir en la selva hay que ser una leona, y yo soy una leona”, advierte la balista nacional, que cerró su temporada el pasado fin de semana con un octavo lugar en la Diamond League de Birmingham.

¿No ha cambiado nada en el último tiempo? ¿Ni siquiera con el nuevo Ministerio?

No puedo hacer ninguna evaluación del Ministerio, porque no he visto nada que me permita evaluar. Tampoco te voy a decir decir que el gobierno de Sebastián Piñera lo hizo espectacular. Ha habido mejoras y estoy agradecida, pero falta muuuuucho.

Karen Gallardo dijo hace algunos días en estas páginas: “Ya son pocos los que recurren a Farkas, los recursos están”. ¿No coincides entonces?

Es que yo no soy conformista. Si yo quiero ser la mejor del mundo no me puedo conformar con la realidad de Chile. Quizá para otros deportistas sí ha mejorado la situación, porque es verdad que hay más plata, pero no es suficiente.

Parece que nunca va a ser suficiente…

Yo digo lo que pienso. A mí me han sacado lágrimas jóvenes que no tienen plata para ir a un sudamericano. Ahí dices: “Hagamos una ‘vaquita’ entre todos y ayudémoslos”. Y todavía sigue pasando esto. Al que me diga que todo está bien le voy a presentar 20 casos de deportistas que no pueden realizar sus sueños por falta de apoyo. Que la situación ha mejorado es cierto, pero que es buena, no. Nuestro país, en lo deportivo, está quinto en Sudamérica, pero yo estoy novena mundial, entonces no puedo pensar como Chile, porque yo quiero ser de las mejores del mundo.

Ya estás entre las mejores del mundo, por eso te invitan a las fechas de la Diamond ­League. ¿Crees que en Chile no se te da la importancia que mereces?

Sí, y no encuentro la respuesta a eso. Quizá sea porque la bala no es tan popular o a lo mejor el COCh quiere levantar a un rostro. Pero tampoco es algo que ahora me preocupe, porque yo traté de cambiar el sistema deportivo chileno y no pude. Me frustré y sufrí, pero hay cosas que no dependen de mí.

Y eso que son contados con los dedos de una mano los deportistas chilenos que están a tu nivel…

Yo no quiero “venderme” a mí misma. Lo que pasa es que en Chile no se comunica bien. Si ni siquiera el Gobierno sabe. El año pasado salí tercera en una Diamond League y eso no tiene ningún premio. Lo valoran en el extranjero y mucho, pero tampoco puedo andar por la vida diciendo que soy súper buena.

“En Chile hay poco entrenador bueno”

¿Hay talento en Chile?

Hay muchos talentos, pero también se necesita cabeza para aguantar los fracasos y la falta de apoyo, para que no se te suban los humos, para no salir a fiestas ni irte con el pololo dos meses de vacaciones a la playa. Y en Chile no hay muchas mentes de campeones. Kristel Kobrich, Bárbara Riveros, Tomas González, Natalia Duco y unos cuantos más somos excepciones.

¿Faltan más referentes?

Sí, porque en Chile no hay cultura deportiva, y eso se genera con referentes. La gente sabe qué es la gimnasia por Tomás González. Pero todos los que surgen aquí son excepciones, nada lo ha hecho el país.

¿Y entrenadores? Los mejores deportistas chilenos son dirigidos por extranjeros…

Acá hay poco entrenador bueno y poca mentalidad ganadora.

¿Te gustaría ser entrenadora?

Nooooo, imagínate seguir sufriendo después como entrenadora.

Pese a todo, ¿Dulce Margarita sigue igual de comprometida?

Ella sacrifica su vida igual que yo. Llevamos casi 10 años juntas y estamos en la misma parada, con el mismo fuego interior.

¿Tu fuego interior sigue intacto?

Yo me mato entrenando. Es una convicción propia, soy así y voy a morir en la batalla. Creo que he marcado una manera de competir y una forma de pensar distintas, y pienso que muchos deportistas han tomado eso y se ha ido masificando. Ése es mi objetivo.

Sin fecha de retorno

¿Tienes preparado algún cambio para mejorar tu marca?

El mayor cambio para mí sería no tener preocupaciones, con eso mejoraría en tranquilidad y lanzaría más. Son cosas que ahora no tengo, pero después llegan todos y me preguntan por una medalla olímpica. Si pretendo alcanzar eso es porque soy loca, porque amo lo que hago y soy buena. Y porque mi entrenadora también es buena y es más loca que yo, porque aunque no le paguen sigue conmigo.

¿Pero está al alcance una medalla olímpica entonces?

Es que todo es posible. Yo entreno a morir todos los días, eso te lo firmo, y voy a competir hasta que me desangre en el foso, pero no te puedo pronosticar si otras van a lanzar más que yo.

En Santiago 2014 sí lanzaste más que las otras. ¿Cómo recuerdas ese oro con el paso del tiempo?

Fue espectacular, por lejos el mejor momento del año. El estadio estaba lleno, había como 30 mil personas mirándome. Lo disfruté mucho, porque quería que mi gente me viera compitiendo y ganando. Fue como desnudarme ante mi país.

Ya cerraste tu temporada. ¿En qué competencia volverás a las pistas el año que viene?

Ahora estoy en manos de mi equipo médico, que verá la planificación para el próximo año.

¿Cómo será tanto tiempo sin competir? Por lo menos cuatro meses fuera…

Y pueden ser ocho o nueve, pero a mí me gusta esto. Como dice el dicho, la felicidad está en el camino. Si no fuera así, sufriría 10 meses del año y sería feliz sólo dos.

Te lo pregunto porque alguna vez el Chino Ríos dijo: “Siempre estoy esperando jugar campeonatos, eso me gusta. Entrenar es fome”…

¿Pero cuánto duró el Chino Ríos en el alto rendimiento? Él llegó arriba, y felicitaciones por eso, pero no se mantuvo, pudiendo haberlo hecho por sus condiciones. Eso es cabeza.

GRAF/CS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo