Gaspar Riveros quiere dejar de ser "el hermano de Bárbara"

"Si ella pudo, ¿por qué yo no?", lanza el triatleta, cansado de las comparaciones, luego de entrenar tres meses en Europa y rematar segundo en la Pan American Cup de Coquimbo.

Por

 

Imagen foto_0000000120141021170508.jpg
Bárbara y Gaspar tienen una relación muy cercana (Trichile.cl)

Juan Ignacio Gardella Berra
@jigardella

Hoy es “el hermano de”, pero quiere dejar de serlo. Se trata de Gaspar Riveros, hermano de Bárbara, quien para hacerse su propio nombre en el triatlón viene de entrenar durante tres meses en Europa junto a su coach, el español Omar González, y a su colega Fernando Alarza, también ibérico y top 10 a nivel mundial.

“Me lo tomé muy en serio, para que ellos me aportaran a mi rendimiento. Además, quería escapar del invierno de acá y mejorar cosas específicas”, explica el atleta de 24 años, que el fin de semana pasado remató segundo en la Pan American Cup de Coquimbo, por detrás de otro nacional, Felipe Barraza.

Más allá de la preparación, en el Viejo Continente buscó sumar la mayor cantidad de puntos posible para clasificar a Río 2016, la que sería su primera incursión olímpica. “Es el sueño de todo deportista. Me encantaría ir, pero no a participar, sino a competir, dar lo mejor de mí y ojalá estar de la mitad hacia adelante“, avisa.

“Si Bárbara pudo, ¿por qué yo no?”

 

Con 27 años, Bárbara está en la élite mundial de la especialidad. Gaspar no se achica y cree que puede emular lo hecho por su hermana. “Lo veo muy posible, está en los genes. Requiere harto esfuerzo, pero estoy dispuesto a sacrificarme”, advierte.

El ser “el hermano de” es un arma de doble filo para el triatleta. Por un lado, es un plus, por los consejos que ella le da –“cuando me desordeno me pega un tirón de orejas”, cuenta-, pero, por el otro, le molestan las comparaciones.

“A veces ya es mucho. Dicen, por ejemplo, ‘Bárbara, a los 24 años, ya había clasificado a unos Juegos’, pero ahí yo contesto que probablemente el nivel de los hombres es más competitivo, o que yo estoy estudiando y ella no lo hizo. Si ella pudo, ¿por qué yo no?”, lanza el alumno de Ingeniería Comercial de la Universidad Andrés Bello.

¿Quién era mejor cuando eran chicos? “Ella era como mi segunda mamá, hacíamos cualquier deporte y me ganaba, pero una vez le gané un triatlón yo y después nunca más me ganó. Aunque siempre con respeto”, cierra Gaspar entre risas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo