Pipo Barraza ya se codea con la élite del triatlón mundial

El deportista nacional, que ya se consolidó a nivel panamericano, consiguió un quinto puesto en la Copa del Mundo de Cartagena de Indias. Pese a sus promisorios resultados, podría retirarse tras Río 2016.

Por

Juan Ignacio Gardella Berra
@jigardella

Felipe Barraza tuvo un octubre sobresaliente. Ya consolidado a nivel panamericano, el mejor triatleta nacional ha empezado a incursionar en las copas del mundo de la especialidad.

El mes pasado disputó dos de las cuatro que se llevaron a cabo, en Cozumel (México) y Cartagena de Indias (Colombia), donde remató 20º y 5º, respectivamente. “Este último es lejos el resultado más destacado que he tenido hasta la fecha. Ahí me codeé con los mejores del planeta”, cuenta Pipo, que compitió con medallistas olímpicos y campeones orbitales, con sus nuevas zapatillas Puma Faas 500 v3.

El deportista criollo ya dio por cerrada su temporada 2015, por lo que su próxima carrera será el Ironman de Pucón, el 11 de enero. En la última edición finalizó segundo, en su estreno en la distancia, por lo que llega como la gran carta masculina chilena. “Me gustaría repetir la actuación. Ganarlo, no sé. Si repito el buen rendimiento, podría pelear, pero primero hay que repetirlo. Este año fui a probar, pero ahora tengo más presión, todos esperan que gane”, advierte.

 

Río 2016: al todo o nada

 

Barraza la tiene clara. Su continuidad en el deporte de alto rendimiento depende en gran parte de lo que ocurra en los Juegos Olímpicos del 2016. Por ello, los Panamericanos del 2015 serán sólo una estación previa para la prueba de fuego.

“Quiero tener mi peak del próximo año en Toronto, donde me gustaría pelear por las medallas, aunque siendo realista, estar entre los ocho primeros sería súper bueno. Pero mi objetivo es continuar mejorando de cara a Río”, avisa Pipo. “Hasta ahí, va a ser una profesión no remunerada. Posteriormente, me encantaría seguir, pero también pretendo tener mis propias cosas, porque sigo viviendo con mis papás”, agrega el egresado de Administración de Empresas.

“Todo lo que yo recibo por auspicios o por ganar carreras lo guardo, porque estoy invirtiendo en mi proyecto. Si el día de mañana un amigo me dice que vayamos a tomar un helado, le tengo que pedir a mi papá que me preste plata”, complementa el atleta de la Universidad Católica.

 

Los problemas de la Federación

 

Pipo admite que en el último tiempo los recursos para el deporte han aumentado. Sin embargo, el triatlón en específico no se ha visto beneficiado, debido a líos de la Federación.

“Se han trancado los dineros, por problemas políticos que no nos han permitido acceder a ellos. Me tuve que juntar yo directamente con la gente de ADO, porque no me estaba llegando nada, siendo el mejor de Chile, teniendo buenos resultados y ganando una medalla en los Odesur. Yo nunca me meto en esto, pero llegó el momento de decir ‘córtenla"”, cuenta Felipe.

Recién en septiembre se creó una nueva orgánica, presidida por Fernando Araya, a la cual le tiene fe. “Creemos que tiene las ganas de sacar esto adelante, ojalá sea así”, expresa.

 

Similitudes y diferencias con Bárbara Riveros

 

“Chile no trabaja en equipo”, advirtió Bárbara Riveros a El Gráfico esta semana. Barraza coincide con Chicka en cuanto a que cada triatleta se “rasca con sus propias uñas”. “Estamos todos en las mismas, cada uno peleando por su lado. No hay unidad, porque si yo mejoro, no es que el país esté mejorando, es que Felipe Barraza está haciendo un buen trabajo”, explica.

Donde no hay similitudes con la exponente femenina criolla más destacada de la disciplina es en la forma de enfrentar sus respectivas carreras. Ella prefirió sacrificarlo todo e irse a vivir al extranjero, pero él tiene otra mirada. “Ella se la jugó, tomó un riesgo altísimo, pero lo hizo a los 19 años. Yo ya tengo 22 y mi actitud es diferente. Lo pensé en su minuto, pero hoy mi visión del triatlón es otra: busco sacar buenos resultados, pero al mismo tiempo ser más integral. Si quiero pololear, pololeo, pero si me dedico al ciento por ciento, pierdo eso. Cada uno tiene su manera”, aclara.

“Fui enseñado para tener cuidado con esto, porque sé que si dejo todo de lado me puede ir bien, pero esto a los 30 ya se acabó. Yo no pretendo estar corriendo hasta los 60 pidiéndole plata a alguien. Voy a ver qué pasa en Río. Si sigo progresando como hasta ahora, diría ‘vamos’, pero tiene que ir acompañado de apoyo. No voy a estar dependiendo de que me paguen o no un viaje. Ahora lo hago, porque es mi sueño, pero una vez ya cumplido o fracasado tienes una realidad que enfrentar. Voy a evaluarlo, pero va a ser determinante si puedo vivir de esto”, cierra Pipo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo