El trabajo en equipo de Honda que marcó el abandono de Jeremías Israel

El chileno fue quien tomó la determinación de entregar piezas de su moto a sus compañeros. El balance de un año que lo llevó de múltiples operaciones a volver a competir entre los mejores del Dakar.

Por

El Gráfico Chile

“Ahí hay un tema que hay que comprender. Hoy la misión del Team HRC Rally es ganar el Dakar”.

La frase de Jeremías Israel fue fortaleciéndose a medida que han pasado las etapas de la competencia. Lo dijo en Santiago diez días antes de la largada en Buenos Aires. Usó las palabras responsabilidad y orgullo, para describir su integración al equipo oficial Honda y la oportundiad de correr a la par de Joan Barreda, Helder Rodrigues y Paulo Gonçalves. Dejó otros conceptos que hoy adquieren mayor valor.

“Es por lo que se ha estado trabajando desde que ingresaron a la competencia. Para eso hay un trabajo en equipo que es muy importante y que se irá definiendo según las situaciones que se vayan viviendo”.

Le tocó vivirlo de formas distintas. Pegó de entrada con tres días etapas llegando entre los top ten. Pero una dura caída cambió los planes. Porque nadie quería acordarse del accidente que un año antes lo había dejado afuera cuando peleaba el podio y él mismo dijo haber dejado atrás.

“El accidente pasó, quedó en el pasado, pero claramente es algo que me marca. Poder terminar un buen Dakar y llegando a la meta bien me ayudará a cerrar un capítulo que sigue estando presente”.

Retrasado en la clasificación general, Israel fue el primero de los cuatro pilotos de HRC en asumir el rol de apoyo que habían diseñado y programado durante los últimos seis meses.

“Los pilotos del equipo asumimos que hay una misión que es ganar, y todos vamos a apoyar al que vaya mejor adelante. Para eso yo estoy clarísimo. Si debo resignar algo para apoyar a un compañero, es lo mismo que Joan, Paulo y Helder harían en caso de que yo vaya adelante”.

Barreda, tal como lo habían pensando, demostró que estaba en condiciones de ganar. Primero imponiendo un ritmo demoledor. Después jugando con estrategia. Pero su moto falló en la infame etapa maratón de Uyuni. Rodrigues, que comenzó el Dakar con gripe, recuperó su mejor ritmo (ya ganó dos etapas en esta edición) cuando el tiempo perdido era mucho.

“Hay un trabajo en equipo que es muy importante y que se irá definiendo según las situaciones que se vayan viviendo. Actualmente se trabaja más en bloque. Te diría como en el ciclismo. Hoy el trabajo de equipo es mucho más específico y detallado”.

La noche del miércoles en Cachi, donde los pilotos de motos y quads debían arreglar sus vehículos sin la asistencia de mecánicos, los pilotos del HRC Rally se reunieron y tomaron decisiones. Gonçalves llegó con la nota detenida, remolcado por el eslovaco Stefan Svitko.

“Vimos que el motor de Paulo no estaba bien y tomamos la determinación de cederle el mío. Intentamos arreglar el de Gonçalves y como no pudimos Jeremías me dio su motor y eso le costó la carrera”, contó Joan Barreda en la meta de Termas de Río Hondo entrevistado por Fox Sports.

“Los primeros días se vio que estuvimos bien y las motos respondieron, pero una serie de infortunios me complicaron mi participación. Ahora debemos empujar para apoyar a Paulo, las dos etapas que vienen son más de traslado que otra cosa, no creo que hayan muchos cambios”, agregó Barreda.

Israel ya le había dado vida a la cadena de favores del Team HRC Rally. En la etapa 7, la noche en Uyuni, ayudó en las reparaciones a la moto de Barreda. Al día siguiente, la terrible etapa 8 rumbo a Calama, le cedió la moto al español para remolcar la Honda Nº2 que había perdido el motor.

La estrategia de Honda viró hacia el apoyo a Gonçalves. Helder, Joan y Jeremías se turnaron durante la etapa 9 y 10 para tirar junto con Paulo y meterle presión al líder de la general, Marc Coma.

En Cachi, Salta, se acabaron las devoluciones de gentilezas: Jeremías despidió a sus compañeros y se quedó si carrera.

“Considerando el estado en que estaba a principio de año estoy contento y con ánimo de poder haberme levantado de ese accidente”, reflexionó recién, en diciembre. “La meta es llegar. Es concretar un Dakar sólido, con buenas etapas y poder llegar a la meta con trece etapas buenas. Así estaría consolidando mi recuperación y todo lo que trabajé durante el año con miras hacia el futuro”.

Más allá de los resultados, como dijo a partir del día de descanso, se levantó, corrió entre los mejores, trabajó en equipo.

Cumplió.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo