El Príncipe Al Attiyah volvió a ser rey del Dakar

Luego de tres ediciones sin poder revalidar el título del 2011, el qatarí volvió a demostrar su potencial sobre cuatro ruedas y le dio nuevamente el título a los Mini.

Por

Por Gonzalo Pérez Amar – Enviado especial Rally Dakar 2015

Nasser Al Attiyah es uno de los grandes personajes que tiene el Rally Dakar. Siendo príncipe de Qatar, no duda en dejar las comodidades para trasladarse por quince días al desierto y correr el rally más extremo del mundo.

Desde el 2004 que el qatarí se ha convertido en un actor principal de la carrera y desde ese entonces que no falla en ninguna de las ediciones del Dakar. Por eso, cuando la carrera dejó África, no tuvo ninguna duda en trasladarse el 2009 a Sudamérica y expandir su popularidad a otros horizontes.

Nasser Al Attiyah rápidamente cautivó al público sudamericano con su caballerosidad y por dejar de lado toda la formalidad de ser un príncipe. Pero no sólo demostró ser un personaje carismático del Dakar, sino que también mostró sus cualidades en el volante.

El año 2010 ya había impresionado con un segundo lugar en la categoría de automóviles y en la edición siguiente consiguió el anhelado touareg tras superar a grandes figuras como Giniel De Villiers y Carlos Sainz.

Pero luego de su gran éxito en 2011 y probar suerte con el Hummer del equipo de Robby Gordon y un buggy diseñado para él, el 2014 tomó una decisión clave al fichar por el equipo X Raid para correr en un Mini. Y en su primer año con el auto inglés volvió a los puestos de honor y subió al podio con un tercer lugar. Un anticipo de lo que lograría el 2015 al obtener el título nuevamente.

El príncipe qatarí volvió a ser el rey del Dakar.

(GRAF/LP)

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo