Francini: "Mi rutina de entrenamiento es una hora al día donde lo paso bien"

La bailarina brasileña reveló a El Gráfico Chile sus secretos para mantenerse en forma. El baile es su pasión y su mejor aliado para conservar una figura escultural, por lo que no dudó en recomendarlo: “Para la gente que le cargan los gimnasios, yo creo que lo mejor es que se pongan a bailar”, señaló.

Por

Por Lavinia Pérez

Saltó a la fama bailando axé con el grupo Axé Bahía en el año 2001. Hoy, con 32 años, Francini Amaral dejó atrás ese contagioso ritmo para repartir su vida entre su academia de baile donde imparte clases, eventos de empresas, apariciones en televisión y ser rostro de la marca deportiva Reebok. Siempre ligada al baile, el deporte y la vida sana, la escultural bailarina brasileña reveló a El Gráfico Chile sus secretos para mantenerse en forma. El baile es su pasión y su mejor aliado para conservar su figura, por lo que no dudó en recomendarlo: “Para la gente que le cargan los gimnasios, yo creo que lo mejor es que se pongan a bailar”, señaló.

¿Cómo es un día de entrenamiento típico
en tu vida?
Mi rutina es súper entretenida porque es una hora de baile, donde trabajo mucho cardio… es una hora al día donde lo paso bien, me lleno de endorfinas y quedo lista para irme a la casa.
A veces, cuando quiero bajar un poco más le doy más power en la clase e intento ir un poco al gimnasio para tener esos dos tipos de ejercicios: cardio y fuerza, que es el que me ayuda a definir mi cuerpo.

¿Bailas todos los días?

Todos los días, a veces más de una vez en el día y también en ocasiones la intensidad es mayor, sobre todo cuando tengo eventos de empresas. Por ejemplo, ahora me encuentro en una gira por Chile con motivo de la Copa América, y si bien bailo la mitad porque es sólo media hora, la intensidad es mucho mayor que la de una clase.

¿Lo complementas siempre con gimnasio o cuando lo crees necesario?

No, emergencia (ríe), cuando es necesario. Yo debería ser un ejemplo y decir que siempre lo hago, pero no, lo hago cuando siento que lo necesito. Pero el baile no, eso lo hago siempre.

En cuanto a la alimentación, ¿sigues una dieta muy estricta o no te preocupas de eso?

No, yo soy cero ordenada. De hecho, una de las promesas que me hice a mí misma para el 2015 fue que iba a intentar ordenarme un poco en la alimentación porque después de los 30 años el cuerpo cambia, el metabolismo cambia mucho y de a poco he sentido que se me ha puesto un poco más lento, porque aunque yo hago mucho ejercicio siento la diferencia. Entonces, quiero cambiar eso un poco para ver si eso genera también un cambio en el funcionamiento de mi cuerpo. Pero soy muy buena para comer. Mi novio siempre me dice es mejor llevarme al mall que a comer, jajajá… porque gasto más en comer que en comprar ropa o cosas así.

¿Pero eres de comer cosas poco saludables?

Es que soy buena para comer carbohidratos. Amo el pan, el arroz, las pastas… soy muy italiana para mis gustos. También me encanta el sushi, que tiene arroz… entonces siempre como lo mismo y cambiar ahora a una ensalada es muy difícil, porque encuentro muy fome una ensalada con pollo. Entonces lo que he hecho ahora es reemplazar el arroz por la quinoa, la pasta normal por la integral… es todo un trabajo sicológico, jajajá, pero de a poco lo he logrado.

En tu experiencia, ¿el baile es algo que cualquiera puede practicar?

Con el baile hay que atraverse, ayuda a la salud, a la coordinación… hay gente a la que le avergüenza bailar, pero eso pasa después de la primera o segunda semana.
La mayoría de la gente que llega no está en forma. Incluso yo cuando vuelvo de vacaciones no estoy en forma y me cuesta volver a empezar, pero después vuelvo a la normalidad. Yo creo que ahí está la clave. Si tú logras pasar las dos primeras semanas, estás lista para el resto del año, pero tienes que tener la fuerza de ­voluntad. Al principio vas a ser torpe, vas a sentir que te quieres morir porque no aguantas el cansancio… de verdad que las dos primeras semanas son súper difíciles para las personas sedentarias pero son sólo dos semanas, después el cuerpo se acostumbra.

Entonces lo recomendarías a ojos cerrados…

Para la gente que le cargan las pesas, que le cargan los gimnasios, que se aburren de pensar solamente en hacer ejercicio, yo creo que lo mejor es que se pongan a bailar. Puedes poner una canción que te guste, puedes hacerlo hasta en tu casa porque en youtube hay millones de tutoriales de baile, entonces siento que hoy es algo tan accesible a la gente que las excusas de que no hay tiempo son sólo eso, excusas.

(GRAF/LP)

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo