El té dulce y la marraqueta más crujiente: Otro año del mejor despertar de nuestro deporte

30 de marzo de 1998 y Chile por fin podía iniciar el día sabiendo que uno de los nuestros estaba en lo más alto del planeta: Marcelo Ríos amanecía como Nº 1 del tenis.

Por

El Gráfico Chile

En el mundo del deporte se ha vuelto un lugar común el dicho “un té más dulce y una marraqueta más crujiente” para describir el inicio de un día inmediatamente posterior a una gran gesta deportiva.

Y si nos vamos a poner en esos términos, la ocasión en que se llevó a la realidad de forma más genuina aquella frase que lanzara el legendario DT de fútbol Luis Zorro Álamos en la década de los 70, tuvo fecha el 30 de marzo de 1998, hace exactamente 17 años.

Fue el despertar más grato para el deporte en Chile, pues Marcelo “Chino” Ríos amaneció como el mejor tenista del planeta tras haber conquistado un día antes el título del Masters de Miami, en el que derrotó en la final al local Andre Agassi.

Por primera vez en la historia del tenis un latinoamericano se posicionaba en lo más alto del mundo, lo que le daba a la gesta un significado aún mayor. Del mismo modo, la hazaña de Ríos también sobresalió por haber logrado destronar al legendario Pete Sampras del Nº 1, lugar que ocupó por cinco años consecutivos.

Ese lunes 30 de marzo de 1998, el Ranking ATP mostraba al Chino en el primer lugar de la clasificación con 3.645 puntos, después de haber escalado dos puestos. Segundo quedó el estadounidense Sampras con 3.600 y tercero el checho Petr Korda con 3.443.

Como dato curioso, el listado del ATP de la citada semana exhibía a Gabriel Silberstein como el 2 de Chile en el puesto 143, Hermes Gamonal como el 3 criollo en el 397 y Nicolás Massú como el 4 nacional en el 461. Mucho más atrás aparecía un joven Fernando González en el 1065.

GRAF/PS

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo