De Chile a Toronto: Argentina y el síndrome del segundo puesto

La agencia noticiosa AFP elaboró un extenso artículo en el que puso las numerosas ocasiones de los trasandinos como segundos en varios instancias deportivas.

Por

AFP

Lionel Messi no podía creer que otra vez Argentina se quedara en el intento en la Copa América de Chile 2015, casi un año después de haber perdido la final del Mundial, pero el síndrome del segundo puesto se extiende a todo el deporte albiceleste en los Panamericanos 2015.

Tal como en el fútbol en los últimos años, en Toronto 2015 la delegación argentina ha realizado una cosecha inusitada de 11 medallas de plata para apenas cuatro oros.

“La historia no nos permitiría que nos entreguemos siempre al segundo puesto”, bramó el lunes Diego Maradona sobre la selección de fútbol, que fue segunda en el Mundial de Brasil-2014 y tres veces en las copas América de Perú 2004, Venezuela 2007 y la última en Chile 2015.

Messi está en el ojo de la tormenta, cuestionado en Argentina por haber sido el líder en las tres últimas finales perdidas, aunque otros deportistas argentinos, mucho menos conocidos, están transitando por un andarivel similar en el norte del continente.

Y la ‘maldición’ viajó desde Santiago a Toronto

La delegación argentina ha logrado hasta ahora apenas cuatro medallas de oro por 11 de plata, para colocarse séptima en el medallero general, una proporción inusual si se compara con las otras representaciones que están por encima de la albiceleste.

Brasil, por ejemplo, sexto de momento en la clasificación general, ha conquistado siete medallas de oro e igual número de platas, mientras que Colombia, en el cuarto lugar, tiene 10 y 6.

Ninguno de los primeros seis países líderes del medallero tienen más preseas de plata que de oro.

En los papeles, Argentina descontaba varias medallas de oro que quedaron en plata, entre las más seguras el rugby a 7, un deporte que el país sudamericano tiene una hegemonía abrumadora en el continente, pero a último minuto Canadá anotó un try y dejó boquiabiertos a todos.

Otro caso de amplio favoritismo fue el de la judoka Claudia Pareto, ganadora del bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y subcampeona mundial en Rusia en 2014 en 48 kg, que fue sorprendida por la dominicana Isandrina Sánchez, cuya mejor actuación en esa categoría había sido un tercer puesto en el Panamericano de ese deporte en 2012.

Presión y exitismo

La presión por ganar y cierto exitismo de los argentinos que a veces se comen el conejo antes de cazarlo pueden conspirar decisivamente en los momentos definitorios.

Un deportista “puede tener una preparación impecable física y deportiva impecable, pero muchas veces no puede absorber la presión del entorno y la sociedad y eso puede ser determinante”, dijo a la AFP la psicóloga Romina Plataroti, especialista en atención a deportistas y ex gimnasta olímpica.

Plataroti, que compitió en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, sostuvo que se debe analizar porqué muchas veces un deportista que se considera mejor “falla constantemente ante la misma situación, porqué se cae en un momento definitorio”.

“A veces sucede esto de cierto exitismo argentino y, aunque depende de cada deporte, en general se considera que si no ganás la medalla de oro o el campeonato del mundo, no sirves, pero en lugar de tomarlo de manera dramática, es necesario entender que siempre hay grises, matices a considerar”, añadió Plataroti, que atiende consultas de varios deportistas.

Solo coincidencia: la palabra Argentina proviene de la voz latina que significa plata.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo