El jinete que le corre los regalones a Fernando González y Arturo Vidal

Jeremy Laprida heredó la profesión de su padre y abuelo para transformarse en uno de los mejores jockey de Chile. En el 2015 ha sido uno de los más destacados y aspira a ganar las grandes coronas.

Por

Por Pamela Romero Novoa – El Gráfico Chile

Jeremy Laprida tiene 20 años, vivió su infancia en Antofagasta donde tuvo su primer acercamiento con los caballos. Su abuelo y padre fueron jinetes. El segundo le transmitió todos sus conocimientos acerca de la hípica. Sin embargo, ocurrió lo que muchos temen en el deporte de reyes. El año 2003 fue el más triste de su vida: su padre, Francisco Laprida, falleció en una rodada mientras competía. “En ese momento le prometí que sería jinete”.

“Mi papá siempre me decía ‘si vas a ser jinete, tienes que ser mejor que yo y tu abuelo"”, dice Jeremy que acaba de ganar tres carreras en el Valparaíso Sporting. Hoy es uno de los mejores jockey de Chile.

Pero no fue fácil comenzar a trabajar en el mundo hípico. Tras el accidente de su padre, la madre y hermana de Jeremy no querían que se dedicara a la misma profesión que le quito la vida a su padre. “Mi mamá no quería nada con la hípica, me inscribió en un grupo folclórico y empecé a bailar y a olvidarme un poco de los caballos. Pero mi primo que también trabajaba en la hípica se vino a vivir con mi familia. Lo empecé a acompañar y me enseñaba a galopar a escondidas de mi mamá , ahí volví con todo”, comenta.

Cuando iba en primero medio le dijeron que se haría una carrera para aprendices. “Le dije a mi mamá que sólo era una carrera de espectáculo para que me diera el permiso notarial para poder correr. De ahí no paré más, ella estaba súper enojada, pero todos le decían que yo lo llevaba en la sangre. Corrí como siete meses en Antofagasta y se me abrió la puerta para venir a Santiago a la Escuela de Jinetes. Tuve hartas peleas con mi mamá y hermana, pero al final entendieron que el sueño de mi papá era que yo fuera jinete. Así que me dio permiso con la condición de que siguiera estudiando”.

Jeremy comenzó a vivir en la casa de Juan Palma, su “secretario” (ayudante). Ahí comenzó su carrera profesional. Tuvo que dejar sus estudios, pero tiene fe en retomarlos algún día. “Mis hermanos son todos profesionales, yo fui el único que siguió el camino de la hípica, pero le prometí a mi mamá que iba estudiar. Me gusta todo lo relacionado con las minas, así que quizá haga un curso de inducción a la minería para trabajar en las minas en Antofagasta en un futuro”.
Laprida tiene un hijo de tres años y medio al cual apoyaría si algún día decidiera heredar su profesión. “Me gustaría que siguiera mis pasos, lo apoyaría pero también le pediría que estudiara. Le enseñaría todo lo que sé de hípica, tendría un buen profe”.

Como todo jinete, Jeremy tiene su propio sueño en la hípica: ganar un Grupo I, es decir, ganar una carrera donde participan los mejores caballos del momento , sueño que no está tan lejos considerando que ahora corre a uno de los mejores potrillos del Hipódromo Chile. “El 3 de octubre corro el Clásico Gran Criterium con Gran Gatsby, y al día siguiente compito en el Club Hípico con Herryk el Nacional Ricardo Lyon”.

Su carrera va en ascenso, por algo Fernando González y Arturo Vidal le confían sus mejores caballos. “Gané cuatro carreras con Clavito Godoy de Vidal, luego me suspendieron 21 días pero ya estoy de vuelta. Con Fernando González tengo una relación más cercana, hablamos por Whatsapp, incluso un día me invitó a su casa a almorzar y fuimos a jugar tenis a su escuela”, una amistad poco común entre un dueño de caballos y un jinete.

Jeremy Laprida no tiene preferencias entre yeguas o potrillos, dice que los quiere por igual, sobre todo cuando los conoce desde “guagüitas”, dice que finalmente son los animales “que te dan de comer”. Sin duda, el jockey de 20 años sigue en tierra derecha a cumplir sus sueños y metas. “No sé si quiero ser el mejor, pero quiero que digan que Jeremy fue un buen jinete”.

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo