Nueva Zelanda y Australia: Una histórica e inédita final en un Mundial de Rugby

Pese a que las dos potencias de Oceanía se han enfrentado en 155 oportunidades, por primera vez, se medirán en el duelo por el título mundial.

Por

AFP

Nueva Zelanda y Australia, los dos gigantes del rugby de Oceanía, que han disputado 155 partidos entre ellos a lo largo de la historia, se verán las caras por primera vez en la final de un Mundial, el sábado en el estadio londinense de Twickenham. El ganador logrará un tercer título mundial.

Nueva Zelanda ganó el primer Mundial (1987), Australia el segundo (1991) y ambos tienen dos títulos, ya que los Wallabies vencieron otra vez en 1999 y los All Blacks en 2011.

En la cuarta final para ambos en ocho ediciones, el vencedor de este duelo en la cumbre se pondrá el primero en el palmarés, dejando atrás a Sudáfrica que también tiene dos coronas (1995 y 2007).

Nueva Zelanda puede entrar en la leyenda en caso de victoria, ya que sería el primer equipo que gana dos Mundiales consecutivos, lo que le colocaría a la altura del Brasil de Pelé de 1970, en un símil futbolístico.

Los All Blacks, tras aquel Mundial ganado en 2011, venció tres años consecutivos en el Rugby Championship, el campeonato de las Cuatro Naciones del Hemisferio Sur (2012, 2013, 2014), y solo este año cedió la corona, precisamente a Australia, su rival en la final del Mundial.

Australia, de la mano del nuevo seleccionador Michael Cheika, ha conseguido enderezar el rumbo, tras varios años de crisis, en un equipo en el que se sucedían los actos de indisciplina.

Con Cheika al mando, Australia ganó el Rugby Championship, eso sí, en un formato acortado a tres partidos en lugar de seis, por la proximidad del Mundial, y con los All Blacks con la cabeza más en esta competición que en el Torneo de las Cuatro Naciones.

En este equipo de leyenda de Nueva Zelanda, este partido será el adiós con los All Blacks del apertura Dan Carter (111 partidos), los centros Conrad Smith (93) y Ma’a Nonu (102), el hooker Keven Mealamu (130) y probablemente el capitán Richie McCaw (147).

La final de Twickenham ha sido calificada como la batalla de los breakdowns, con McCaw liderando el juego en el suelo, en los rucks, en los All Blacks, frente a grandes pescadores de pelotas sueltas en el césped en los Wallabies, como son David Pocock y Michael Hooper.

GRAF/PMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo