Casale va por su trono perdido: "Quiero ser el Marc Coma de los quads"

El piloto chileno tendrá una dura competencia por volver a ser campeón y deberá luchar con Rafal Sonik, actual monarca, y los hermanos Patronelli. “Será la categoría más difícil de ganar”, adelantó antes de partir a Buenos Aires.

Por

Gonzalo Pérez Amar-El Gráfico Chile

“Por suerte lo pasé tan mal y tomamos cartas en el asunto. Saqué muchas enseñanzas de ese Dakar negativo y las he aplicado durante el año para poder mejorarlas”. El Dakar 2015 aún da vueltas en la cabeza de Ignacio Casale y los errores que lo llevaron a retirarse de la carrera por primera vez en las seis ediciones que había corrido, aún penan. Pero el Perro quiere dejar atrás los fantasmas que le impidieron revalidar el título que consiguió en 2014 y sólo piensa en recuperar el trono que le arrebataron.

La tarea no será sencilla y en la ruta se encontrará con los tres pilotos que también han alcanzado la gloria en la categoría de cuadriciclos. Los hermanos Patronelli y Rafal Sonik, actual campeón, serán los principales rivales de un Perro que, desde el 3 de enero en Buenos Aires, quiere empezar a ladrar más fuerte que el resto y que tendrá la imagen de Carlo De Gavardo en su moto para que lo guíe en los complicados terrenos de Argentina y Bolivia.

¿Cómo te sientes para el Dakar 2016?

Estoy muy motivado y con buenas sensaciones. Es primera vez que llego tan bien preparado físicamente y con tantos kilómetros arriba de la moto, además de estar más maduro. Siento que puedo hacer grandes cosas en este Dakar y el retiro de la edición pasada me enseñó muchas cosas, saqué muchas enseñanzas de ese Dakar negativo y las he aplicado durante el año para poder mejorarlas. Voy muy preparado y me siento más rápido que nunca arriba del quad, mejor preparado a la hora de tomar decisiones.

Uno de tus grandes problemas en los Dakar que has corrido es el aspecto mental. ¿Cómo lo trabajaste en el año?

Nunca había trabajado la parte mental con sicólogo y este año, cuando partí entrenando, aplicamos sicólogo deportivo. Ahora estoy con la mente firme como acero y me ha ayudado a seguir adelante lo más rápido posible en minutos críticos, porque todos vamos a tener problemas en el Dakar, pero la idea es solucionarlo lo más rápido posible y sin ser ansioso como antes. Ya no voy a ser el piloto agresivo que quiere ganar todas las etapas. Marc Coma ganó el Dakar con una etapa ganada y el que gana es el piloto más inteligente, no el más rápido. Obviamente tienes que ser piloto de punta para poder ganarlo, pero ahora voy a soltar un poco el acelerador y voy a aplicar más el tema mental. Si antes pensaba una vez, ahora voy a pensar siete veces.

¿Ayudó también esa mala etapa en Uyuni, donde te tocó una tremenda tormenta y pensaste en retirarte?

Por suerte lo pasé tan mal y tomamos cartas en el asunto. Ese día tuvimos mala suerte porque nos tocó una tormenta tremenda y peor que eso no puede ser. Voy preparado para lo peor.

¿A que viene ese cambio de mentalidad?

Es una mezcla de tres cosas: el sicólogo deportivo, el haberme retirado y cometido errores y los kilómetros que tengo de carrera. Ahora me doy cuenta que hay que correr con cabeza y por suerte me retiré el 2015, porque me di cuenta de todo lo malo que estaba haciendo. Voy más tranquilo, sabiendo las cosas que tengo que hacer y dónde puedo acelerar. Quiero ser un piloto constante y estar dentro de los tres primeros en todas las etapas.

Este año se juntan los cuatro pilotos que han sido campeones. ¿Qué tan difícil va a estar la categoría?

Es primera vez que nos vamos a medir los cuatro siendo campeones. Va a ser la categoría más difícil de ganar en el Dakar porque somos pilotos muy rápidos e inteligentes, que sabemos hacer lo que tenemos que hacer. La categoría va agarrando vuelo y cada año se pone difícil. Yo soy uno de los favoritos y sé que tengo pila para rato, no voy a frustrarme como antes y voy a tratar de hacer la mejor carrera posible. No me quiero frustrar y quiero ir con la cabeza fría para no volverme loco, porque antes tenía la cabeza en cualquier lado. Con el nivel de preparación que llego, mirando todos los aspectos, nunca había estado así y ojalá que rinda frutos, porque realmente se viene una carrera dura y todo eso lo vamos a tener que poner a prueba para ganarle a unos tremendos pilotos.

¿Cómo será el reencuentro con los hermanos Patronelli?

Con los hermanos Patronelli no tengo ninguna mala onda y me llevo bien con ellos. Claramente no nos hablamos y no somos amigos, pero en carrera nos hemos llevado bien. Con el que hay que tener más ojo es con Rafal Sonik, porque se cuelga mucho del reglamento con acusaciones para sacar provecho, pero si hacemos todo bien no hay de qué preocuparse.

O sea que los dimes y diretes van a seguir…

Eso le da un condimento especial a la categoría y hace que la carrera sea más intensa y entretenida. Rafal siempre va a ser como es y hay que respetarlo así, porque yo ya estoy acostumbrado. Ojalá no se armen muchas polémicas y cada uno corra a su ritmo, tranquilo y sin hacer polémica. De los cuatro uno tiene que estar mejor sicológicamente, físicamente y arriba del quad, ese es el que tiene que ganar, Los favoritos somos los cuatro.

¿Qué tanto afecta que Chile haya salido del recorrido?

Que el Dakar no esté en Chile se va a sentir porque va a hacer falta que te griten tu nombre, que haya carteles en la ruta o que te canten en las metas. Deportivamente, en la ruta misma, no va a haber desventaja de un piloto u otro y siento que no es algo que me afecte mucho y lo he asumido para eso.

Pese a eso , ¿quieren que el Dakar vuelva a Chile?

He tenido conversaciones con la ministra Natalia Riffo y ella tiene las intenciones que vuelva a Chile. Sería bonito que el Dakar parta en Chile (N de la R: la organización realizó una propuesta para que la largada del 2017 sea en el país) y sería algo muy bueno para el país. Para la partida la gente se viene mucho antes y estarán viviendo cuatro mil personas una semana antes del Dakar, lo que deja mucho dinero. Eso estamos tratando de conseguir y sería muy bonito.

¿Qué tono van a tener esas conversaciones con la ministra Riffo?

Para apoyarla, guiarla y llevarla por el buen camino a la hora de tomar decisiones. Son negociaciones importantes y de muchos dólares, así que se necesita un buen asesoramiento. Somos los payasos del circo y sabemos cómo funciona la carrera y es bueno que ellos se apoyen en nosotros para tomar esas decisiones.

¿Hasta cuándo te proyectas corriendo en quads antes de pasar a los autos?

Mi proyección en los quads es de muchos años y será hasta que deje de ser competitivo. Cuando sepa que llegaron pilotos nuevos y no les pueda hacer frente, me voy a bajar automáticamente. Hay muy pocos pilotos que están corriendo con menos de 30 y yo gané el Dakar muy chico, con 26 años, y me queda mucho por delante. Ojalá que a los 38 esté en un equipo oficial de autos porque sé que tengo las capacidades para hacerlo, pero primero hay que seguir haciéndose un nombre en quads y quiero ganar muchas ediciones más en quad. Quiero ser el Ciryl Despres o el Marc Coma de los quads, porque no quiero ganar sólo una vez, sino que cinco o seis veces antes de pasarme a los autos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo