El triunfo del "clan Keitel" sobre el "clan Olivera" en un divertido desafío

Ambas familias rindieron una difícil prueba.

Por

Agencias

A seis meses de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, dos de las figuras más icónicas del atletismo nacional, Erika Olivera y Sebastián Keitel, se enfrentaron en una particular prueba. Sin embargo, no fue un duelo individual, sino un enfrentamiento que incluyo a sus clanes familiares, muchos de ellos también ligados al atletismo. La prueba definía quién es la familia más rápida de Chile, en un desafío de Quix, denominado “100 metros platos”.

La competencia, que se desarrolló en el Parque Club de Las Condes, contó con dos equipos: El primero capitaneado por la cinco veces olímpica junto a su pareja Leslie Encina, ambos representantes de Chile en la cita en la categoría maratón, su hija Erika (18), Yoslainne (10), Ethan (7) y Daira (6). Mientras que el “ex blanco más rápido del mundo” estuvo compuesto por el ex atleta, su hijo Sebastián (18), quien obtuvo una medalla de oro en el Mundial Escolar de Atletismo el año pasado, Elisa (14), actual récord nacional en 100 metros vallas, en la categoría Nacional y Menores; Olimpia (8) y Emma (6).

La prueba constó de un tramo de escalada y skipping, en donde los niños de ambas familias demostraron toda su destreza, para finalmente terminar en el desafío principal, el lavado de platos en el menor tiempo posible. Finalmente, el clan Keitel se impuso en la prueba final, lavando 2 platos más de un total de 15 a sus olímpicos contendores.

Los “100 metros platos”, pertenece a la segunda parte de la campaña de Quix, la que busca demostrar la rapidez del lavalozas de todos los chilenos, el que tiene un triple poder de desengrase, para un desengrase más rápido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo