Michael Ríos trae su barrio a la hípica: "Ver tus colores en la pista es lo más importante"

El volante de Colo Colo es un fanático de las carreras desde su niñez y, ahora como propietario, sueña con correr un clásico. Confiesa que no quiere competir con Arturo Vidal, sino sólo disfrutar de los triunfos de “Fantasma Pata Roja” y sus demás caballos, que ya se instalaron en las pistas nacionales.

Por Javier Rios

El fútbol y la hípica. Pasiones populares que semana tras semana se entremezclan en los recintos deportivos del país y que tiene un puñado de exponentes que cruzan ambos mundos, recibiendo el cariño de la gente en los estadios, así como en los hipódromos, como es el caso de Michael Ríos, conocido hípico que tiene una larga historia en la actividad.

El jugador de Colo Colo tiene como principal pasatiempo ir a las carreras y lo hace desde pequeño, cuando su abuelo lo llevaba al a las carreras a finales de los años 80, trasladándose desde la población José María Caro de Lo Espejo hacia el Club Hípico de Santiago. Ahora, a sus 31 años y con una carrera consolidada en el fútbol, tiene el estatus de propietario y junto a compañeros del plantel albo goza de purasangres como “Fantasma Pata Roja”, un caballo que ya le dio sus primeras alegrías.

En conversación con El Gráfico Chile, Ríos contó qué lo inspira para seguir esta pasión hípica, a pesar del paso del tiempo y por qué a “la mayoría de los futbolistas les gusta la hípica”.

Michael, ¿cómo nace esta pasión y cómo se transformó en el tiempo?

Desde chico que iba con mi abuelito, en ese tiempo habían cartilleros y él me mandaba a jugar en la población. Con él se me fue pegando el gustito y hace seis años pude comprarme mi primer caballo, si hubiese tenido antes lo habría hecho de todas maneras. La mayoría de las veces íbamos al Club Hípico, que nos quedaba más cerca de Lo Espejo, por ahí por Blanco Encalada, iba con mi abuelo Miguel. Desde chico que me llevaba, los viernes era sagrado y los lunes por medio nos dábamos un espacio para llegar y disfrutar.

Te hemos visto junto a tus caballos, sumando triunfos en las pistas nacionales. ¿Cuál es la inspiración para los colores que llevan y con que jugador actual del plantel compartes esta pasión?

Ahora estoy mucho más metido en la hípica porque puedo tener mis colores, que son los que representan al club amateur donde jugaba cuando chico, el Varsovia, donde partí en el barrio. La actividad le gusta mucho a los compañeros, aunque a veces no hay tiempo, los que más me acompañan son Felipe Campos y Bryan Carvallo.  Aunque lo hacemos de manera recreativa, queremos verlos correr, ver los colores en la pista, no soñamos en grande porque para eso hay que invertir mucho y no es lo que queremos, solo divertirnos, disfrutar de la hípica un rato es lo más importante.
“Fantasma Pata Roja” es el llamativo nombre del caballo que Michael Ríos le tiene más cariño y con el que sueña pueda ser parte de algún clásico, mientras lucha con relativo éxito en el handicap del Hipódromo Chile.

Ríos y su amor por la hípica / Photosport Ríos y su amor por la hípica / Photosport

¿Cómo ves sus posibilidades?

Es un caballo muy noble, compartimos entre cuatro personas la propiedad, todos amigos. Viví con emoción cuando ganó (tiene cuatro triunfos en su trayectoria), porque todos quieren que tu caballo esté peleando las carreras, pero lograr el triunfo dos veces el último tiempo, nos puso felices. Siempre ha sido un caballo con un buen término de carrera, para el final de las pruebas se caracteriza por atropellar muy fuerte y le tenemos fe y confianza. Lo corremos cuando está en óptimas condiciones, cosa de que pelee las carreras siempre, aunque sabemos que es un caballo para entretenerse.

La amistad con los jinetes y el duelo con Vidal en las pistas del Club

Michael Ríos llega a Blanco Encalada o a Independencia y es recibido con el cariño de alguien de la casa. El volante se pasea y saluda a preparadores, jinetes y todos los que hacen de la hípica, un espectáculo de calidad en Chile, en especial con los jinetes con los que empatiza en su calidad de deportista: “tenemos una gran amistad, compartimos con Bernardo León, somos muy amigos. También con Francisco Hernández, Juan Muñoz, (Héctor) Berríos, (Jaime) Medina, (Elías) Toledo, hicimos una bonita amistad, muchos jinetes que conocemos hace tiempo, con una buena relación. Con los jinetes se produce algo bueno porque es una disciplina que en tanto al cuidado personal es bastante parecida, se cuidan mucho para llegar a hacer su peso y estar en óptimas condiciones al igual que nosotros, va de la mano. A ellos también les gusta mucho el fútbol, hacen partidos y son dos actividades bonitas”, comenta con profundo conocimiento de ambas actividades.

¿Cuáles son las diferencias entre ambos deportistas de élite?

Las carreras son muy difíciles para los jinetes, son muy riesgosas y sabemos que los que se atreven se arriesgan a accidentes, sabemos cómo han terminado algunas jornadas malas. Esperemos que esos accidentes no ocurran en lo que viene. Junto a algunos compañeros estamos siempre pendientes a lo que ocurre con las carreras importantes y comentarlo, los admiramos.

Ganarle a Arturo Vidal no es tema, no existe la rivalidad

El volante del Cacique , que acostumbra celebrar sus goles imitando a los jinetes, es un hípico con pretensiones, aunque un posible duelo contra Arturo Vidal en las pistas sólo se queda en una broma: “Ganarle a Arturo Vidal no es tema, no existe la rivalidad. Arturo tiene muchos caballos, incluso hace poco presentó a uno de los mejores de la historia, con ‘Il Campione’, así que al revés, yo feliz de que a sus caballos les vaya bien, que ganen. La pasión es lo más importante, si corremos los dos en una carrera y me gana, no va a haber problemas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo