Federer lo hizo de nuevo: venció a Nadal y se quedó con el título de Miami

El gran Roger jugó en un espectacular nivel para quedarse con su 26º Master 1000. En el campeonato estadounidense no se notaron sus 35 años de edad para vencer al Mallorquín y poner el duelo personal entre ambos 14 a 23.

Por EFE

Roger Federer ganó hoy por 6-3 y 6-4 su tercer Masters 1000 de Miami ante un Rafael Nadal que ha perdido este año sus tres enfrentamientos con el suizo, incluida la final del Abierto de Australia.

El español tuvo opciones de rotura en tres de los juegos del primer set, pero no logró cerrar el quiebre, algo que Federer sí consiguió en el octavo juego para ponerse 5-3, y llevarse el primer parcial.

En la segunda manga, el ex número uno del mundo y jugador más en forma del circuito, con sus tres títulos en lo que va de año, tomó la ventaja en el séptimo y se puso 5-4 y servicio, distancia que no pudo recuperar el español, que perdió así su quinta final en Miami (2005, 2008, 2011 y 2014).

De esta forma, el rey del tenis mundial llegó a 91 títulos en su carrera y 26 de Master 1000, acercándose también a Nadal que sigue ganándole en el frente a frente con 23 triunfos sobre 14 de Roger.

Federer y Nadal firmaron la trigésimo séptima de sus épicas batallas en el lugar donde libraron la primera de ellas, en 2004, ante un público que acudió a las gradas sabiendo que verían un duelo que, con probabilidad, no se repetirá muchas veces más en el futuro en la pista central de Crandon Park.

La locura se desató desde el inicio y la cancha se puso de parte de Federer en un torneo en el que Nadal tiene tradicionalmente el favor del respetable.

El manacorí dominaba el histórico de enfrentamientos ante Federer por 23 a 13, pero el lastre de sus últimas dos derrotas le dejaba en la posición de tener que demostrar una vez más que podía superar un desafío así, pero volvió a fallar.

Ninguno estaba dispuesto a ceder en la primera manga, algo que impidió que se construyese un buen espectáculo tenístico, aun así, las fuerzas igualadas propiciaron que seis de los ocho primeros juegos albergasen puntos de rotura.

El plan de Nadal era que su contrincante no estuviese cómodo, que no supiese qué esperar por su parte, y le varió los golpes para provocar su error. Aunque lo desarrolló bien en sus saques, le faltó la guinda para conseguir la rotura necesaria.

El suizo también incomodó al máximo, con sus 30 golpes ganadores (18 en el primer set) a su clásico adversario, que sufrió los efectos de una elevada humedad del 75 % que hacía que casi se le marchase la raqueta de las manos.

Sea como fuese, con una mezcla entre concentración y perdones en los dos bandos, ambos mantuvieron sus servicios hasta que Federer desarboló la defensa de Nadal en el momento justo, con 4-3 a su favor en el marcador.

A la primera oportunidad, se llevó el parcial y dejó tocado a un Nadal que, en teoría, llegaba a la final más descansado.

En su camino hacia la final, Nadal había superado a rivales de menor entidad y por la vía rápida, tan solo con un set perdido, pero Federer tuvo que sudar en cada uno de sus encuentros, algo que hacía presagiar que el suizo aparecería cansado.

Nada más lejos de la realidad, porque Federer imprimió a su juego el mismo ritmo que le llevó a ganar disputados duelos ante Kyrgios, que le exprimió durante más de tres horas, o Berdych, ante el que salvó dos puntos de partido.

Bajo los intensos 28 grados centígrados registrados Cayo Vizcaíno, Nadal lució como el jugador fatigado y, bajo presión, le costó mantenerse dentro del partido al inicio de la segunda manga e incluso se vio en la misma situación que el primer set, con dos bolas de rotura en contra con 3-3.

Entonces sí, el español sacó gotas de la rabia de sus mejores tiempos y celebró que seguía vivo con su tradicional gesto con el puño cerrado y el "vamos" resonando en la pista.

Pero aquello fue insuficiente para hacer peligrar el trono de Federer, sólido con su saque, que doblegó a Nadal por 6-4.

Después de correr sin éxito para intentar salvar su saque por séptima vez, el español claudicó, superado.

Federer, feliz como pocos, continúa en Miami su cuento de hadas, después de medio año lesionado y cuando muchos ya le habían descartado para la alta competición, con una superioridad que le situará cuarto en el ránking de la ATP, más cerca, pero, a la vez, aún muy lejos de ese primer lugar que ocupó durante 302 semanas

 

https://twitter.com/DobleFaltaOk/status/848611429691392000

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo