Chile empezó el 2017 con el título de la China Cup

La Roja venció por 1 a 0 a Islandia en la final y sumó una nueva copa a sus vitrinas.

Por Gonzalo Pérez

Era un torneo amistoso, pero todos los nominados querían ganarlo para aprovechar su oportunidad de ser citados. La China Cup sirvió a Juan Antonio Pizzi para llamar un equipo alternativo y probar jugadores que puedan ser recambio para los titulares habituales en la selección chilena.

Así, jugadores como Guillermo Maripán, Leonardo Valencia, Oscar Opazo, además de consolidados en la Roja como Jean Beausejour, José Pedro Fuenzalida y Eduardo Vargas, partieron al país asiático para demostrar que están para ser opción en Chile y respondieron a las expectativas. Pese a que sólo es un torneo amistoso, los seleccionados alternativos se jugaron la vida en Nanning en busca de un puesto y se quedaron con el título tras vencer a Islandia por 1 a 0.

Luego de vencer en penales a Croacia, la selección chilena consiguió su boleto a la final y su escollo para empezar el 2017 con un título era Islandia, el equipo sensación de la Eurocopa. Al igual que los dirigidos de Juan Antonio Pizzi, los europeos presentaron un equipo alternativo y muy pocos de los jugadores que estuvieron en el torneo de selecciones del Viejo Continente, cinco de ellos, participaron del torneo en tierras asiáticas.

El partido, que contó con escasa presencia de público, comenzó en favor de la Roja y Leonardo Valencia con Oscar Opazo se encargaron de comandar los ataques de Chile. Mientras uno movió los hilos en el mediocampo, el otro sorprendió con sus corridas por la banda derecha. Fue precisamente por ese sector de donde nació el primer gol, luego que el Torta aprovechara un pase de Carlos Carmona para proyectarse y sacar un centro a Ángelo Sagal, quien definió con un certero cabezazo para abrir la cuenta.

La final fue perdiendo intensidad con el paso de los minutos, pero fue la Roja la encargada de dominar y las actuaciones individuales comenzaron a tomar preponderancia. Las llegadas escasearon en el Guangxi Sports Center y Cristopher Toselli pasó a ser un mero espectador de la final de la China Cup, mientras que sus compañeros intentaban sin éxito aumentar su ventaja.

En el segundo tiempo, el panorama no mejoró y el encuentro parecía sentenciado desde que la selección chilena abrió el marcador. Islandia poco mostró en Nanning y los de Pizzi siguieron dominando las acciones, generándose ocasiones de gol en los pies de Opazo y Eduardo Vargas, pero ninguno pudo celebrar y el encuentro terminó con victoria por 1 a 0.

Chile suma una nueva copa a sus vitrinas y se proclama campeón de una China Cup que dejó buenas cuentas para Macanudo, encontrando opciones reales de recambio para los habituales titulares de la selección. Un torneo que tuvo más ganadores que perdedores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo