Uno a uno de Chile: Opazo, Vargas y Sagal destacaron en una Roja sin puntos bajos

El equipo de Juan Antonio Pizzi mostró un eficiente trabajo tanto a nivel individual como colectivo en la final de la China Cup ante Islandia. Eso sí, el rival no exigió mucho.

Por Publimetro

Cristopher Toselli: La propuesta conservadora de los islandeses implicó que el arquero de Chile tuviera escaso trabajo. Eso sí, en este tipo de partidos queda en evidencia la concentración y en dicho aspecto el meta de la UC respondió en las pocas instancias en que fue requerido e incluso colaboró jugando con los pies.

Óscar Opazo: Desde su posición de lateral derecho fue uno de los principales agentes ofensivos de la Roja a punta de desbordes y peligrosos centros. De sus pies nació la apertura de la cuenta de Chile. En el arranque del complemento tuvo una opción clara de gol. Uno de los mejores del partido.

Paulo Díaz: Algo errático a la hora de entregar y despejar durante los primeros minutos del partido, pero se fue afirmando en base a su velocidad en el centro de la zaga y aportó con el juego aéreo a través de su buena capacidad de anticipación. Destacado valor.

Guillermo Maripán: Tuvo una dura prueba, pues su principal virtud, el juego aéreo, se puso a prueba ante un equipo que destaca en dicha faceta. Y pasó el examen desde lo defensivo e incluso se las arregló para ganar de aire en ofensiva. Con el balón en los pies mostró precisión y sobriedad.

Jean Beausejour: Como es de costumbre, el experimentado lateral tuvo un trabajo sin mayores ripios. Supo actuar con serenidad y eficiencia en la pocas ocasiones en las que se vio exigido en defensa, mientras que cada vez que se involucró en ofensiva tomó decisiones correctas, aunque no desbordó como en otras ocasiones.

Esteban Pavez: Trabajo eficiente del volante de Colo Colo. Se mostró certero y limpio al cortar las jugadas rivales y recuperar el balón en favor de Chile. Con la pelota en los pies supo entregar con precisión e incluso exhibió una buena capacidad para iniciar jugadas que terminaron en el área rival.

Carlos Carmona: Al igual que ante Croacia, el hombre del Atalanta mostró un gran despliegue en el mediocampo, colaborando tanto en faenas defensivas como en labores ofensivas. Se complementó bien con Esteban Pavez, comenzó la jugada del gol de Ángelo Sagal y abandonó el campo algo agotado a los 70’. Demostró su experiencia cuando era habitual en los titulares de la seleccionados.

Leonardo Valencia: Interesante cometido del valor de Palestino actuando como volante creativo. Muy participativo en la generación de juego, fue uno de los que tuvo por mayor rato el balón en sus pies. Constantemente buscó profundidad con pases largos y también probó a portería de larga distancia. A ratos, eso sí, pecó de individualista.

José Pedro Fuenzalida: Mostró su habitual conocimiento del puesto, generando peligro por su costado a punta de su velocidad. Se combinó bien con Óscar Opazo, con quien alternó tareas defensivas y ofensivas. Eso sí, a diferencia de lo que tiene acostumbrado, ante Islandia se mostró algo errático en la entrega del balón.

Eduardo Vargas: Jugando como delantero por el centro de la línea de ataque, el cuarto goleador en la historia de la Roja fue uno de los puntos altos en Chile mostrando mucha movilidad tanto dentro como fuera del área. Combinó buenas intervenciones individuales con permanentes enlaces con los otros agentes ofensivos, pero le faltó precisión para marcar.

Ángelo Sagal: Fue el único cambio en el once inicial de Pizzi respecto a la semifinal con Croacia y respondió. Bien cómodo en el puesto de puntero izquierdo, el hombre de Huachipato mostró buena conexión con los otros agentes ofensivos de la Roja. Anotó la apertura de la cuenta al aparecer de forma pertinente en el área.

César Pinares: Entró a los 66’ en lugar de Ángelo Sagal y, tal como lo hizo ante Croacia, se ubicó en la punta izquierda del ataque chileno, mostrando buen toque y combinación con los otros atacantes chilenos.

Pablo Galdames: Ingresó a los 70' por un cansado Carlos Carmona y se estacionó en el centro del campo, aunque a diferencia del coquimbano se mostró más suelto y por lo mismo se involucró algo más en ofensiva.

Junior Fernandes: Estuvo en el campo desde los 79' cuando reemplazó a José Pedro Fuenzalida. En los pocos minutos que estuvo en cancha, intentó por las bandas y por el centro, mostrando un par de buenas combinaciones con Eduardo Vargas.

Branco Ampuero: Tuvo su estreno en la Roja adulta al ingresar a los 91' en lugar de Leonardo Valencia.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo