La efectividad de Argentina dejó a Chile sin nada y por ahora fuera del Mundial

La Roja dominó las acciones en Buenos Aires, pero se fue con las manos vacías. Lionel Messi anotó el único gol en el Monumental gracias a un lanzamiento penal.

Por Javier Rios

Por Javier Ríos Rodríguez, enviado especial a Buenos Aires

La previa estuvo caliente. Las finales de las Copas Américas aún están frescas. Argentina le tenía ganas a Chile y junto a su público ganaron un partido que no tenían por donde. La Albiceleste ganó con la camiseta y con un penal de Lionel Messi por 1-0, dejando a la Selección triste y por ahora fuera del Mundial.

La historia empezó con la Roja dominando las acciones, presionando y tocando la pelota en la mitad de la cancha. Fue así como un centro desde la izquierda llegó a los pies de José Pedro Fuenzalida a los 7’, quien anotó en el área chica, aunque fue anulado por el árbitro Sandro Ricci, por posición de adelanto. La determinación referil estuvo correcta.

El local avisó con un remate de Di María que repelió Claudio Bravo de manera brillante, y tras cartón llegó la jugada más importante de la primera mitad.

A los 15’ Fuenzalida bajó torpemente a Di María dentro del área, el brasileño cobró la falta, fue una clara infracción. Lionel Messi no tuvo problemas para anotar con un zurdazo cruzado. La Roja sufría, tal como antes que arrancara el partido, cuando la parcialidad transandina silbó efusivamente el himno chileno.

Tras el gol se acabó el primer tiempo para el equipo de Edgardo Bauza, que le entregó la pelota a los de Pizzi y se conformaron con buscar contragolpes. Pese a que el dominio era para la visita, Sergio Romero jamás sufrió, porque Alexis o Vargas nunca tuvieron una oportunidad de rematar.

Messi anotó el solitario gol en Núñez / Photosport Messi anotó el solitario gol en Núñez / Photosport

Aunque el dueño de la pelota era Chile, Argentina casi se fue el descanso con un tranquilizador 2-0. Messi metió un centro al corazón del área con un tiro libre y Nicolás Otamendi la mandó a las nubes desde el área chica. Nada tenía que hacer Bravo.

El gol jamás llegó

El segundo tiempo arrancó de la misma manera que el primero, con la Roja siendo protagonista absoluto. Pizzi se la jugó con un cambio ofensivo, ya que mandó a camarines a Fuenzalida y puso a Nicolás Castillo. Chile presionaba para robarle algo a los bicampeones del mundo.

Cuando el reloj apuntaba los 65 minutos, las emociones se fueron al arco de Romero. Los cerca de 8 mil espectadores chilenos que llegaron al estadio del barrio de Núñez quedaron con el grito en la garganta. Alexis pateó un tiro libre que dio en el horizontal y en el rebote Beausejour se la acercó a Castillo, que le dio mordido para provocar la reacción de Romero. Partido caliente.

Macanudo siguió moviendo la pizarra y se la jugó con todo. A los 70’ puso a Jorge Valdivia por Francisco Silva, pensando en rescatar al menos un punto del Monumental. Chile jugaba mejor, el público local estaba nervioso, y el Mago podría aportar con el pase filtrado para los delanteros.

Increíble, pero cierto. Chile parecía el equipo grande y Argentina el chico. Nerviosismo y murmullos en el Monumental. Fue así como una jugada iniciada por Valdivia terminó con una definición de Castillo en el área chica desviada. Esas con la camiseta de la UC o Pumas las mandaba adentro.

La Roja buscó hasta el final, aunque el arco siempre estuvo cerrado. Argentina con poquito ganó y dejó a Chile, por ahora fuera del Mundial. El partido del martes será una final ante Venezuela en Macul.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo