Allianz Parque, el gigante metálico que se esconde en el abarrotado Sao Paulo

El nuevo recinto de Palmeiras que acogerá el partido entre Chile y Brasil se ubica entre carreteras, departamentos y un mall. Un coloso que se impone y también se esconde.

Por Gonzalo Pérez

Por Gonzalo Pérez Amar, enviado especial a Sao Paulo, Brasil

"El templo de los sueños fue el punto de partida de este viaje onírico, en que la reverencia religiosa, la música celestial de las esferas y las glorias deportivas se convirtieron en un solo camino de luminosidad, de esperanza y de realizaciones".

Las palabras del historiador brasileño Henrique Campi Netto en el libro Parque de los Sonhos, de Fernando Razzo Galuppo, parecen dedicadas para un templo celestial de verdaderos milagros. Un templo que en este caso es el Parque Antártica, el centenario estadio que recibió el primer partido del campeonato Paulista y que por largos años fue la casa de Palmeiras.

Vista aérea del Allianz Parque / Foto: allianz.com Vista aérea del Allianz Parque / Foto: allianz.com

Un histórico estadio que la modernidad se comió y que vio como sus días de convertir sueños en realidad se acabaron en 2010. Buscando tener un nuevo recinto de mayor capacidad y comodidades, Palmeiras, hace ya siete años, decidió demoler el Palestra Italia y comenzó el ambicioso proyecto del Allianz Parque.

"Es un estadio único que invita a los arcángeles y los dioses para soñar junto con los hombres a una vida más fraterna, más bonita y llena de amor".

Esa dedicatoria de Campi Netto al Parque Antártica quedaba en el pasado, tal como el estadio, y daba paso a una época donde el nombre del recinto fue vendido y se unió a la familia Allianz, la misma que comparte con otros cuatro reductos en el mundo, entre ellos el Allianz Arena del Bayern Munich. Una época donde el fútbol se mutó con los negocios y el mercado.

El nuevo coloso de Palmeiras

"Quien por ahí pasa, en auto o a pie, ya no se encuentra con un inmenso vacío, el viejo Palestra resurgirá. La mirada perdida, sin entender lo que pasaba en ese lugar donde antes había un estadio, ahora mira el futuro, a la espera de ver lo que nuevamente se levantará. Será un estadio diferente, está claro, pero aún así será el Palestra Italia. En el mismo lugar. Con el mismo barrio. Con los mismos de siempre y con los que traen las nuevas generaciones".

El Allianz Parque albergando un partido entre Palmeiras y Sport Recife por el Brasileirao / Foto: Getty Images El Allianz Parque albergando un partido entre Palmeiras y Sport Recife por el Brasileirao / Foto: Getty Images

Tal como anunciaba el periodista Rodrigo Barneschi en su libro Concreto Armado, el Palestra Italia volvió a la vida. Pero lo hizo en forma de un coloso llamado Allianz Parque.

Con una estructura metálica de más de dos mil toneladas que recubre el estadio, la nueva casa de Palmeiras se alza en la zona oeste de Sao Paulo. Una metrópoli abarrotada de grandes edificios e intenso tráfico que, incluso, parece esconder este nuevo gigante.

Es que esa misma estructura metálica que lo hace ser un coloso también hace ocultar que en su interior hay un estadio de fútbol de última tecnología y con una capacidad para 46 mil personas. Y lo esconden también las antiguas rejas verdes que lo rodean, esas que eran parte del Palestra Italia, los árboles que quedan del Parque Antártica, los departamentos, el mall, y la carretera que está en una de sus caras. Todo conviviendo en una manzana.

Las inmediaciones del Allianz Parque copadas de hinchas del Palmeiras / Foto: Getty Images Las inmediaciones del Allianz Parque copadas de hinchas del Palmeiras / Foto: Getty Images

Por eso, al caminar por las calles del barrio Agua Branca cuesta entender que ahí exista un estadio de la magnitud del Allianz Parque, ese que ya no cuenta con las características torres de iluminación de un estadio y que ahora también recibe conciertos con 60 mil personas y que tiene estacionamientos para 2000 autos en una construcción sacada de un centro comercial.

El mismo que en su interior tiene toda la estructura del club Palmeiras y sus distintas ramas, desde el hockey hasta el tiro con arco. El coloso que le entrega a los socios palmeirenses dos nuevos gimnasios, canchas polideportivas, de tenis, cursos de lengua, y un salón destinado para las actividades sociales.

Pero ahí, en ese gigante metálico donde Chile saldrá a jugarse su clasificación al Mundial, aún existe el barrio. Desbordado por el tráfico, los edificios e, incluso, su reluciente estadio, las calles siguen teniendo ese ambiente que desborda fútbol, ese donde el Verdao tiñe los postes, las casas, las conversaciones, y también los locales y bares que le hacen frente al mall que tienen cruzando la vereda. Aunque sea en forma de Allianz Parque, un coloso que se impone y también esconde, el Palestra Italia sigue vivo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo