logo
Social
 /
Social 04/12/2020

Joven se implantó “aletas” en el cráneo para amplificar sus sentidos: “No me considero 100% humano”

Este órgano está conectado a un microchip que le permite percibir, entre la piel y el hueso, vibraciones de sonido, la humedad, la presión y la temperatura.

Manel De Aguas (24) es fotógrafo y productor musical catalán y se define como Transespecie. “No me considero cien por ciento humano. Mi persona no coincide con el concepto biológico que se conoce”, explica.

De esta forma, se implantó dos aletas de silicona de 500 gramos -que él mismo diseñó- a cada lado de su cabeza.

Este órgano, como él lo llama, está conectado a un microchip que le permite percibir, entre la piel y el hueso, vibraciones de sonido, la humedad, la presión y la temperatura.

De Aguas se define a si mismo como un “Cyborg”, o sea un ser biológico con capacidades aumentadas por dispositivos electrónicos.

El joven es uno de los fundadores de la Trans Species Society, cuyos otros dos ideólogos fueron Neil Harbisson, considerado como el primer Cyborg del mundo, y Moon Ribas, coreógrafa que se implantó sensores sísmicos en los pies para poder “percibir los latidos de la tierra”.