El terror sigue rondando a un año de Charlie Hebdo

Por Dmitry Belyaev, Daniel Casillas
El terror sigue rondando a un año de Charlie Hebdo

Se marca un año desde que el semanario satírico francés Charlie Hebdo sufriera un ataque a sus oficinas, ubicadas en el este de París.

El 7 de enero de 2015 los hermanos Chérif y Saïd Kouachi, quienes se identificaron como pertenecientes a la rama en Yemen del grupo terrorista islamista Al Qaeda, mataron a 12 personas, entre ellos ocho del personal de la revista.

Hebdo ha publicado un millón de ejemplares de la edición aniversario del tiroteo, manteniendo su voz crítica. Su portada muestra a un hombre barbudo que representa a Dios con un rifle Kalashnikov al hombro, acompañado por el texto: “Un año después: el asesino sigue presente”. Publimetro destaca las portadas más controvertidas que la revista ha publicado recientemente.

Preguntas y respuestas con James G. Conway, presidente de la consultoría de seguridad con sede en Houston, EE.UU., Global Intel Strategies

“Francia y otros países europeos todavía están en peligro”

¿Cuál es el legado del tiroteo de Charlie Hebdo?
– El tiroteo de Hebdo trajo nuestras vulnerabilidades a la superficie en términos de la amenaza del islamismo radical contra Occidente, y esta amenaza sigue creciendo y continuará hasta que la ideología del islamismo radical sea dirigida desde el interior del Islam suní. Se mostró un enfoque más sofisticado por parte de los terroristas que obviamente habían adquirido destrezas y estrategias combativas del campo de batalla. También nos damos cuenta ahora que el islamismo radical no puede ser derrotado a través de inteligencia militar, policial y medios diplomáticos desde el exterior. Es un cáncer desde dentro que el Islam debe reconocer y enfrentar.

Después del tiroteo de Hebdo, Francia ha sufrido aún más. ¿Por qué acumuló tanto terrorismo?
– Francia tiene un tema único que se remonta a su historia colonial y la colonización de los países musulmanes del norte de África: Marruecos, Túnez, Argelia, Mali, etc. Muchas personas con vínculos étnicos existentes en esos países viven en Francia y ahora tienen la nacionalidad francesa y pasaporte. Muchos de ellos viven en los márgenes de la sociedad y se sienten “excluidos”, social y económicamente. Esto ha creado una corriente subterránea de descontento en el país y un ambiente propicio para que el islamismo radical explote sobre todo entre los jóvenes marginados. La campaña de medios masivos de ISIS encaja precisamente en esta “tormenta perfecta”.

¿Siguen aún en peligro Francia y otros países europeos?
– Sí, los servicios de inteligencia y de policía están trabajando día y noche para detener los esfuerzos de aquellos con intención de cometer actos de terror, pero los números son grandes y la fluidez con la que la gente puede moverse por la Unión Europea con pasaportes franceses y de otros países lo hace muy difícil. Además, aplicaciones de comunicación cifradas han dado a los chicos malos una ventaja significativa.

¿Cómo se pueden prevenir eventos trágicos como los ataques a Charlie Hebdo?
– Con mucho trabajo duro de todos los sectores de los servicios de seguridad trabajando conjuntamente, compartiendo y cooperando a nivel internacional para combatir este flagelo que afecta a todos los pueblos libres e inocentes. También es muy importante trabajar en las comunidades islámicas para crear una cooperación y una estrategia de contra-comunicación al islamismo radical.

Preguntas y respuestas con Richard Lachmann, sociólogo en política en la Universidad de Albany, Nueva York

“Nada ha cambiado para reducir la ira de las acciones en el extranjero de Francia”

¿Cuáles son las principales lecciones que el mundo ha aprendido del tiroteo en Charlie Hebdo?
– Ya sabíamos que los periodistas de todo el mundo son vulnerables al asesinato. Nos enteramos de que los periodistas en las capitales occidentales como París también pueden ser un blanco, aunque algunos habían muerto anteriormente por las caricaturas de Mahoma. El legado del ataque a Charlie Hebdo no es un peligro nuevo, pero una reacción a la misma. Está estimulando un fervor anti-inmigrante en Europa y los EE.UU.. Los asesinatos adicionales por parte de musulmanes y el simple peso de la migración masiva estimularán reacciones anti-inmigrantes aún más fuertes.

Ahora la gente está diciendo más y más “yo no soy Charlie”. ¿Qué significa eso?
– Creo que la mayoría de los occidentales siguen apoyando la publicación de caricaturas y escritos ofensivos. Sin embargo, hay un grupo creciente que cree que todas las culturas y sus reclamos tienen legitimidad, incluso si esas afirmaciones conducen a la censura. Por lo tanto, algunos están diciendo que los caricaturistas de Charlie Hebdo atrajeron los asesinatos por ofender a los extremistas religiosos musulmanes. Mi expectativa y esperanza es que aquellos que creen que deberíamos ceder ante las sensibilidades de los extremistas religiosos seguirá siendo una pequeña minoría.

¿Qué hay que esperar en el 2016?
– Que continúen los ataques. Nada ha cambiado para reducir la ira de pasadas acciones francesas en el extranjero, sus actuales aventuras militares, o la libertad de expresión que algunos musulmanes verán como ofensiva. Los ataques disminuirán sólo si los servicios de inteligencia europeos pueden coordinar mejor y tener éxito en el seguimiento y la infiltración de grupos terroristas. Como las fronteras europeas permanecen abiertas, cualquier debilidad en un solo país, como Bélgica cuyas múltiples fuerzas policiales no logran coordinarse entre sí y parecen estar atendidos por bufones, permitirá que los terroristas viajen por Europa hacia objetivos como París.

Loading...
Revisa el siguiente artículo