Expertos advierten: Problemas de audición en niños se confunden con déficit atencional

Según la Unidad de Otorrinolaringología del Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna en Chile entre un 7% y un 15% de los niños entre 6 y 8 años presentan algún tipo de déficit auditivo.

Por Nathaly Lepe

De acuerdo con un estudio elaborado por las Universidades de Chile y de Concepción en conjunto con la Clínicas Las Condes, en Chile el 10,3% de niños y adolescentes entre 4 y 18 años sufren de déficit atencional, una situación que deja en una gran desventaja académica a estos menores.

Sin embargo, a raíz de los observado en la Semana de la Audición del Hospital Luis Calvo Mackenna, muchos de los menores diagnosticados en una primera instancia con este trastorno, no necesariamente sufren de déficit atencional, sino más bien sus problemas de aprendizaje se deben a trastornos de hipoacusia.

Esto quiere decir, según explica la fonoaudióloga del hospital público, Sofía Bravo, que en gran parte de los casos los menores presentan problemas en el colegio producto de complicaciones en su audición, sobretodo durante su época pre escolar.

Según la Unidad de Otorrinolaringología del Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna en Chile entre un 7 y un 15% de los preescolares presentan algún tipo de déficit auditivo.

Esta situación, en los menores de entre 6 y 8 años de edad genera que se registren diagnósticos errados de déficit atencional.

La profesional del Calvo Mackenna asegura que la confusión entre ambos trastornos se produce porque los menores no son capaces de seguir instrucciones dentro de la sala de clases y presenten problemas conductuales, por que no logran manejarse en situaciones de estrés auditivo “y que más estresante que una sala de clases”. 

“Lo que nosotros evidenciamos es que habían muchos niños con hipoacusias moderadas o leves que tenían dificultades en el colegio, que muchas nueces habían tenido trastornos de lenguaje y aprendizaje que no tenían causa aparente”, explica la profesional.

Pero cuál es la razón por la que cuesta hacer un diagnóstico acertado. Bravo comenta que ello tiene que ver con que “los niños con hipoacusias leves y moderadas desarrollan lenguaje, y en casos de  entrevistas de uno a uno, por ejemplo si le preguntas el nombre al niño, son capaces de establecer conversaciones”.

“Lo que pasa es que los niños para aprender necesitan que la voz del profesor esté a 6 decibeles por sobre el ruido para lograr un aprendizaje significativo y es por eso que a estos pacientes cuesta diagnosticados debido a que son capase de hablar y al parecer no presentan problemas”.

Subdiagnóstico

La  fonoaudióloga del Calvo Mackenna precisa que lo que debería cambiar en estos casos es que cuando los niños reciben un resultado preliminar por déficit atencional, deberían ser examinados también para descartar que los problemas que presenta tengan que ver con los problemas de escucha.

“Todos los niños con posibles problemas de déficit atencional debiesen tener un examen auditivo para descartar si eso o no viene desde un problema en la audición, porque si ni se genera un dubdiagnóstico”, en donde los menores son catalogados con un trastorno que no presentan.

Una situación con la que concuerda la directora de la carrera de psicopedagogía de la Universidad Mayor, Sandra Márquez, quien explica que los errores en los diagnósticos tienen que ver con el “ojo clínico que hay que tener en la sala de clases y las características que va a presentar un niño con problemas acústicos”.

“Un niño con hipoacusia, si te acercas a él y le das instrucciones va a atender y responder. En el caso del déficit atencional, esta es una condición que tiene mucho que ver con factores ambientales que van a estar tratados desde otros ángulos”.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo