Fundación del Hogar de Cristo destaca su trabajo en reiserción escolar

Por

A pesar que en los últimos años el debate político y social en torno a la educación y sus deficiencias ha estado vigente, la problemática de la deserción escolar ha pasado prácticamente inadvertida. Es por esto que Fundación Súmate nace con la premisa de garantizar el derecho a aprender de niños, niñas y jóvenes que viven en vulnerabilidad social, impulsando su integración y mantención en el sistema de educación formal.

Liliana Cortés, directora ejecutiva de la fundación señala que “llevamos 22 años trabajando en pos de disminuir la deserción escolar en los sectores más vulnerables, centrando nuestro trabajo en niños, niñas y adolescentes que participan de nuestros programas, fortaleciendo un vínculo afectivo que les permita sacar lo mejor de ellos mismos y ser protagonistas de la construcción de un mejor futuro”.

Según cifras de la última encuesta Casen del año 2013, en Chile hay 99.530 niños, niñas y adolescentes en edad escolar que no asisten a un establecimiento educacional. De ellos  67 mil viven en pobreza monetaria o multidimensional, mientras que casi 21 mil sufren ambos tipos de pobreza, es decir, su familia no cuenta con los ingresos necesarios ni tienen acceso a condiciones mínimas que aseguren salud, educación, vivienda, trabajo y seguridad social.

Ante este panorama “como Fundación acogemos a casi 800 niños, niñas y adolescentes en nuestros programas de reinserción educativa en Santiago y Lota, y en los últimos diez años han egresado cerca de dos mil niños y jóvenes de nuestros programas de reinserción educativa. A un año de egresar de nuestras escuelas el 70% se mantiene en el sistema educativo formal”, afirmó Liliana Cortés.

Reforma Educacional

La directora ejecutiva de Fundación Súmate plantea la necesidad de que el Proyecto de Reforma Educacional considere la articulación de diversas iniciativas de carácter integral tendientes a prevenir la deserción escolar y promover la reinserción educativa, lo cual supone pasar de un enfoque centrado en la certificación de los años de estudio a uno que otorgue condiciones fundamentales para el desarrollo de habilidades y aprendizajes precisos para la vida en sociedad.

“Para ello es importante que el modelo formativo empleado por Súmate se transforme en una modalidad educativa reconocida por el Ministerio de Educación, lo cual permitiría adaptar la realidad de la escuela a los casi 21 mil niños, niñas y adolescentes de nuestra población que viven en situación de pobreza y actualmente no asisten a un establecimiento educacional”, finalizó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo