Seremi de Salud ha decomisado cinco toneladas de pescados y mariscos desde febrero

La autoridad sanitaria también señaló que "se deben tomar todas las medidas higiénicas al momento de cocinar para evitar la contaminación cruzada".

Seremi de Salud ha decomisado cinco toneladas de pescados y mariscos desde febrero

Más de 5.000 kilos de productos del mar ha decomisado la Seremi de Salud Metropolitana, en el marco de la campaña de fiscalización que inició en febrero pasado y que se intensificó en los últimos días ante el aumento de la demanda de pescados y marisco por Semana Santa.

La información fue entregada por el seremi Carlos Aranda, quien encabezó hoy una inspección al Mercado Central de Santiago, uno de los lugares de venta de estos productos más importantes de la Región Metropolitana, con el fin de comprobar las condiciones sanitarias del recinto y la correcta conservación de la mercadería.

En la fiscalización, los fiscalizadores decomisaron más de 14 kilos de piure envasado con fecha de vencimiento caduca, por lo que se cursaron 3 sumarios sanitarios a las pescaderías que los comercializaban. La autoridad dio el visto bueno al resto de los locales, dejando sólo recomendaciones menores.

Aranda recordó que en 2015 hubo cinco brotes de enfermedades de transmisión alimentaria (ETA), asociadas con mariscos y pescados, que afectaron a 16 personas en la Región Metropolitana, todas en el ámbito doméstico. Según la autoridad sanitaria, el 60% de las intoxicaciones alimentarias se produce al interior del hogar.

Por este motivo el seremi enfatizó que “se deben tomar todas las medidas higiénicas al momento de cocinar para evitar la contaminación cruzada, es decir, no mezclar productos cocidos con los crudos”.

Agregó que “lo importante es que no se demore más de una hora en llegar a su hogar con los productos del mar. Si los va a procesar inmediatamente, debe lavar sus manos y ponerlos en tablas o recipientes separados, así como también verduras y otros alimentos. Debe lavar bien los utensilios o cuchillos”.

Añadió que “si no los va a consumir, debe refrigerarlos inmediatamente a una temperatura menor de 5°C y no olvidarse que el limón es sólo un condimento y no evita que se generen enfermedades, ya que los alimentos tienen que ser cocinados, al menos, 5 minutos a 100° C”.

Aranda también recomendó observar que los pescados tengan sus agallas bien rojas, ojos brillantes, carne firme y dura al tacto, olor característico y escamas bien adheridas.

También enfatizó que los mariscos siempre deben estar vivos, a no ser que se mantengan congelados, deben tener el caparazón cerrado, cerrar su coraza al tacto cuando estén medianamente abiertas y no tener manchas ni tumores de colores oscuros.

En cuanto a los síntomas de intoxicación, advirtió que se presentan 24 horas después del consumo de pescados y mariscos. Se manifiesta un cuadro intestinal agudo, diarrea, dolores abdominales, calambres, deshidratación, cólicos, a veces náuseas, vómitos, fiebre y dolor de cabeza. La intensidad del cuadro es variable, de un período de 3 a 5 días.

Si las personas presentan alguno de estos síntomas, deben concurrir a la brevedad a un centro asistencial, para que se realice una evaluación del cuadro y la notificación a nuestra institución para la investigación epidemiológica correspondiente.

PUB/VJ

Loading...
Revisa el siguiente artículo