Greenpeace en Chiloé: "La gente tiene miedo hasta de tocar el agua de mar”

La ONG ambientalista cuestionó al Gobierno por su decisión de permitir el vertimiento de salmones muertos en la zona. Calificaron la crisis en la región de Los Lagos como una de las “más graves de nuestro historia”.

Por ATON CHILE
Greenpeace en Chiloé:

Un grupo de la ONG internacional ambientalista, Greenpeace, que viajó hace algunos días a Chiloé para investigar si la marea roja fue producto del vertimiento de salmones muertos al mar, exigió al Gobierno más transparencia frente a este tema, puesto que los habitantes de la zona “tienen miedo de tocar el agua”. 

“La gente tiene miedo hasta de tocar el agua de mar, porque no se conoce ningún detalle sobre la forma en que se realizó el vertido de salmones”, señaló una de las ambientalistas que viajó a Chiloé, Estefanía González. 

“Acá lo que ocurrió, es que una vez más el Gobierno termina beneficiando a las salmoneras y perjudicando a los pescadores artesanales”, agregó. 

Según la ONG, el panorama en la zona es “devastador”, puesto que advirtieron que peces, mariscos, aves y mamíferos flotan en el agua y llegan con las mareas al borde de las playas. 

“A esto se suman cientos de familias desamparadas con total incertidumbre respecto de lo que pasará con su fuente de trabajo y de desarrollo social y cultural”, señaló Greenpeace. 

A juicio de la organización internacional, la crisis ambiental en la región de Los Lagos es una de las “más graves de nuestro historia”. 

“Si bien enfrentamos un episodio de marea roja, esto ocurrió después de que se desecharan en el mar 5 mil toneladas de salmón en descomposición, de un total de 9 mil toneladas autorizadas para verter en el océano”, dijo Greenpeace. 

“Y lo peor, es que el gobierno chileno autorizó estos vertidos, no informó a la comunidad sobre sus impactos y ahora no hace nada para garantizar que estos hechos no se repitan nunca más”, añadió. 

El viaje del grupo de ambientalistas comenzó en la Isla Tenglo, en las cercanías de Puerto Montt, donde los pescadores comentaron que hace un mes llegan ballenas muy cerca de la costa, aparentemente en busca de comida, ya que han visto afectado su hábitat. 

Luego, los activistas continuaron hacia Carelmapu, donde había diversas denuncias de la presencia de una sustancia viscosa en el mar y el avistamiento de embarcaciones descartando residuos en la noche muy cerca de la costa. 

Finalmente, el equipo llegó a Chiloé y allí encontraron cientos de picorocos, machas, cangrejos y piures varados en la playa, y cada cierto tiempo, también varaban pequeños lobos marinos muertos en la orilla. 

“El mar es la fuente de trabajo de buzos y pescadores chilotes. No solo se contaminó el mar, también se afectó la esperanza y la posibilidad de desarrollo de una comunidad entera”, enfatizó la ONG internacional. 

Frente a esto, Greenpeace hizo un llamado a la ciudadanía a unirse a una campaña para exigir al Gobierno trasparencia en lo que ocurrió frente a las costas de Chiloé. 

Para esto, pusieron a disposición de los chilenos un sitio web www.greenpeace.cl/chiloe donde todos las personas pueden ingresar y demandar por información. 

“Es fundamental que seamos miles de personas las que exijamos conocer la verdad de lo que ocurrió. La gente de Chiloé se lo merece y el país también”, sostuvo Estefanía González. 

PUB/SVM

Loading...
Revisa el siguiente artículo