Berlusconi bromea sobre ataque en su contra al retomar actividades oficiales

Por EFE

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, comenzó en Roma muy sonriente el año político un mes después de que fuera golpeado con una miniatura de la catedral de Milán y dijo: “Los souvenirs han perdido el valor y te los tiran a la cabeza”.

Berlusconi regresó a su residencia romana de Palazzo Grazioli, tras una ausencia de un mes por la agresión sufrida el pasado 13 de diciembre en Milán.

Los médicos aconsejaron a Berlusconi dos semanas de reposo total, después de sufrir la rotura del tabique nasal y la perdida de un diente cuando Massimo Tartaglia, un hombre con problemas mentales, le arrojó a la cara la estatuilla de la Catedral de Milán.

Berlusconi participó en una actividad con periodistas y jóvenes de su partido Pueblo de la Libertad (PDL), en la que comentó que el ataque no le dejó mayores consecuencias. “¿Han visto que tengo poquísimas señales? Desgraciadamente tengo que hacerme el implante de un diente”, precisó.

“Pero han visto que tengo una pequeña señal solo aquí, una aquí, pero tengo los músculos muy fuertes”, añadió sonriente.

Pero esta no fue la primera aparición pública de Berlusconi desde el ataque. El 7 de enero se le vio por primera vez ante las cámaras cuando paseaba por la localidad de Mougins, en la Provenza francesa, en compañía de su hija Marina y sus nietos.

Hasta ese momento Berlusconi se había limitado a participar telefónicamente en algunos medios de comunicación y actos celebrados por su partido, el Pueblo de la Libertad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo