El increíble pueblo escocés donde no existen niños

Fue bautizado como el lugar "de los ogros que odian a los niños"

Por

Parece mentira, pero no lo es. En un pequeño pueblo de Escocia llamado Firhall, quien desee habitar ahí tiene que cumplir con dos requisitos: sólo puede tener un perro y nada de niños, según informa la BBC.

Estas singulares reglas, que incluye no tener patos, conejos, palomas y abejas, han llevado a que el pueblo sea reconocido como el lugar “de los ogros que odian a los niños”.

Pero tal obsesión no queda ahí, pues para ser habitante de Firhall es necesario ser mayor de 45 años, pero ojo, sí se admiten las visitas de los nietos o los hijos de los amigos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo