El "narco rap" se impone al "narcocorrido" en México

Por

MÉXICO, julio 2010.- El rap y el hip hop es el nuevo estilo musical que está ganando terreno en el mundo del narcotráfico. Los cárteles de la droga ahora recurren a bandas jóvenes de estos estilos para que animen sus eventos con su música.

“He hecho canciones que me han pedido los narcos, hay una ahí que se llama ‘El Tigre’, en Internet”, reconoce Babo, cantante perteneciente a un grupo de rap y hip hop mexicano llamado El Cártel de Santa. Junto a Mono y Darius, Babo conforma esta banda que, entre sus actividades, hoy se encarga de crear canciones de ese estilo (o “narco rap”) para eventos que organizan traficantes de drogas ilícitas en México.

Hasta ahora, el “narcocorrido”, o música de tradición popular escuchada principalmente en el norte de ese país, era la melodía considerada como del gusto de capos y sicarios. No obstante, actualmente el “narco rap” está pegando con fuerza, pues ha habido un cambio generacional y son cada vez más los jóvenes quienes conforman los ejércitos de la droga. Ellos prefieren que les compongan un rap “en lugar de un tradicional narcocorrido”, explica esta sobresaliente banda mexicana.

El “narco rap” refleja “el calor del barrio” cuenta Babo, sobre todo ahora que está desatada la guerra entre los cárteles en este país. Pero las letras de “El Cártel de Santa” no siempre dicen relación con la violencia del narcotráfico, aunque sí recurren al ámbito de la fiesta, las drogas y el lujo propios del mundo de los narco. La música se nutre de “todo el vaivén de raza (gente) que cruza la frontera” sea con pasaporte “o ilegales”, aclara este artista.

Pero componer música en aquellos lugares no es una tarea exenta de riesgos para sus realizadores. De hecho, por lo menos diez de estos jóvenes músicos han muerto en los tres últimos años por molestar a cierto cártel con su música o ir más a menudo a eventos de uno u otro bando. Pero Babo, aunque reconoce que “es un peligro”, no teme a tener un destino “emplomado” como aquellos cantantes de “narcocorridos”.
Aunque pocos artistas reconocen haber cantado para estos criminales para evitarse problemas, Babo dijo no rechazar ningún encargo ni tampoco revisar los antecedentes de sus patrones. “No me involucro más allá de la música, y no voy a pedir a quien me contrate una carta de antecedentes penales”, reveló este multitatuado rapero. Para evitar quedar en aprietos, otras bandas -como RBD-, no aceptan hacer eventos privados.

Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo