Nuevo “lapsus” de Primer Británico pone en aprieto su política exterior

Por

LONDRES, agosto 05.- El primer ministro británico, David Cameron, tuvo hoy un nuevo lapsus ante un grupo de votantes al afirmar, sin más ni menos, que Irán tiene la bomba atómica.

Esta ha sido la última de una serie de “meteduras de pata de Cameron”, en su empeño por mantener un contacto constante y directo con los ciudadanos, con quienes se somete a sesiones libres de preguntas.

Reunido con los electores en la localidad de Hove (sur de Inglaterra), uno de los asistentes le preguntó por su insistencia en apoyar la pertenencia de Turquía a la Unión Europea, a lo que Cameron respondió afirmando que sería una importante influencia política para ayudar a resolver algunos conflictos en la región.

“Creo que serían una muy buena influencia política para nosotros porque nos pueden ayudar a resolver algunos de los problemas del mundo, como el proceso de paz en Oriente Medio y el hecho de que Irán tiene una bomba atómica”, manifestó el primer ministro.

El problema de sus dichos es que los países de occidente sospecha que Irán intenta conseguir un arsenal atómico, pero no hay certeza de que lo tenga. Por lo mismo, una portavoz se apresuró a matizar que “está perfectamente claro que está hablando del intento de conseguir una bomba atómica”, pero la declaración corrió como la pólvora por los medios británicos y fue aprovechada por la oposición laborista.

El ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores y parlamentario laborista Chris Bryant afirmó que el primer ministro se está ganando una reputación de “patoso en temas de asuntos exteriores” y le acusó de tener sus pies “firmemente plantados en la boca”, informa EFE.

“Considerando que las ambiciones nucleares de Irán constituyen uno de los desafíos en política exterior más importantes que afrontamos todos, que el primer ministro haya cometido este básico error no es sólo muy embarazoso, sino que es peligroso”, sentenció.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo