Hiroshima conmemora el 65 aniversario de la bomba atómica

Por

TOKIO, agosto 05.- Hiroshima conmemoró hoy con un llamamiento al desarme nuclear el 65 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica contra esa ciudad, en una ceremonia a la que por primera vez asistió un representante oficial de EEUU y el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon.

Miles de personas se congregaron en el Parque Memorial de la Paz a las 8.15 hora local (23.15 GMT del jueves), la misma hora en la que hace 65 años el avión estadounidense “Enola Gay” dejó caer la bomba “Little Boy” sobre Hiroshima.

Tres días después, EEUU lanzaba su segunda bomba atómica, bautizada como “Fat Boy”, sobre la ciudad de Nagasaki, lo que llevó a la rendición de Japón el 15 de agosto de 1945 y al fin de la II Guerra Mundial.

A finales de 1945 habían muerto unas 140.000 personas en Hiroshima y 74.000 en Nagasaki, aunque el número de muertos en los años siguientes por las secuelas de las radiaciones fue mucho mayor.

En el acto que marcó los 65 años del lanzamiento de la bomba estuvo el embajador estadounidense en Japón, John Ross, el primer representante de un Gobierno de EEUU en asistir a un aniversario del ataque, además de delegados de Francia y el Reino Unido, también por primera vez, y otros 70 países.

Tras recordar con un minuto de silencio y varias campanadas el instante en el que la bomba cayó sobre la urbe, el alcalde de Hiroshima, Tadatoshi Akiba, instó a avanzar hacia un mundo sin armas nucleares y pidió al Gobierno japonés que lidere los esfuerzos para ello.

En su “Declaración de la Paz”, Akiba reclamó que Japón “abandone el paraguas nuclear de EEUU”, el principal aliado de seguridad del país asiático.

El primer ministro nipón, Naoto Kan, se unió al llamamiento para el desarme nuclear y la no proliferación y recordó los avances logrados en mayo pasado durante la conferencia para la revisión del Tratado de No Proliferación. “Las armas nucleares no deben causar sufrimiento nunca más”, afirmó.

También el secretario general de la ONU habló brevemente en la ceremonia para homenajear a las víctimas de la bomba atómica y subrayar que “el único camino sensato para un mundo más seguro” es “un mundo libre de armas de destrucción masiva”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo