Pirómano de Las Condes: ¿Podría tratarse de Piroquinesis?

Ante la interrogante de qué ha causado que la Torre 1 de Colón 5500 se incendie diez veces en dos meses, surgen las dudas acerca de si la explicación será menos científica de lo esperado

Por

Tras diez alertas de incendio en 52 días, la última de ellas este viernes, la situación que vive el edificio de Las Condes da para pensar cualquier cosa. Mientras sus habitantes siguen conmocionados y nerviosos, y tanto Carabineros como Bomberos siguen en la encrucijada
entre si considerar al eventual autor como un pirómano o un incendiario, surgen teorías alternativas sobre lo que realmente pasa en el domicilio ubicado en avenida Colón 5500.
 
Una de ellas se va por el lado paranormal y vincula este caso con el fenómeno de la piroquinesis. Con el significado literal “mover el fuego”, la piroquinesis es una habilidad no reconocida por la ciencia regular. Sin embargo, escuelas de conocimiento alternativo creen ver en esta capacidad de crear y manipular el fuego únicamente utilizando la mente, la respuesta para gran parte de los incendios súbitos e inexplicables.
 
De acuerdo a los expertos en acontecimientos paranormales, este fenómeno se puede producir mediante la realización de ejercicios de concentración mental por parte del sujeto que posee el don, lo que le daría la capacidad de, ya sea a distancia o mediante el contacto, conseguir que algo se queme o arda en llamas. De todas formas, se cree que, también el fenómeno podría ocurrir mediante actividad mental inconsciente producida durante estados emocionales alterados.
 
El más difundido caso de supuesta piroquinesis se dio hace ya tres años en Cumpeo, VII región, cuando la familia Araya Poblete sufrió tres veces seguidas el incendio de su casa. Ni Bomberos, ni Carabineros, ni las Iglesias Católica y Evangélica locales encontraban explicación para los acontecimientos, por lo que corrió la noticia de que no sólo esa familia, sino todo el pueblo, se encontraba bajo un embrujo o hechizo maligno. Finalmente la hija mayor de la familia, María, confesó la autoría de los incendios.
 
El licenciado en Teología y estudioso de fenómenos paranormales Hugo Zepeda analiza el caso y confiesa que le parece muy extraño que, con tanta vigilancia, un pirómano común pueda tener éxito. Por eso dice que no se debe descartar un caso de piroquinésis o ya de plano que se trate de un caso demoníaco.
 
“Hay que analizar el tema, primero a nivel policial, por supuesto, pero la provocación de fuego a distancia ha sido investigada por la ciencia y no es brujería”, dice. Explica además que detectar un caso como este es complejo, y que la situación debe ser tratada con cuidado: “es probable que la persona no tenga completa conciencia de lo que hace, que sea una persona retraída, no dada a comunicarse, y eso hará más difícil encontrarla”, concluye.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo