Polémica por decisión de Francia de “devolver” gitanos a Rumania y Bulgaria

Por

BUCAREST, agosto 19.- La iniciativa del gobierno francés de repatriar voluntariamente gitanos a Rumania y Bulgaria ha sido duramente criticada por organizaciones de derechos humanos, que ven en ella un atropello al derecho a la libre circulación de personas en el territorio de la Unión Europea (UE).

Este lunes, los primeros catorce gitanos rumanos deportados por Francia llegaron a Bucarest a bordo de un vuelo comercial procedente de París y se espera el aterrizaje de otro avión, en este caso procedente de Lyon (este de Francia), con unos 60 gitanos a bordo, menos de los previstos, ya que 18 de los deportados voluntarios no se presentaron en el aeropuerto, indicó la cadena de televisión “Realitatea”.

Entre los primeros expulsados de París había seis jóvenes de unos 20 años de edad que aseguraron a la prensa que estaban en Francia desde hacía varios meses. Según la agencia de noticias Mediafax, estos jóvenes explicaron que volvieron de forma voluntaria, tras recibir dinero para regresar a su país.

Otros negaron ser emigrantes gitanos y dijeron que sólo “estaban de vacaciones en Francia”. Decenas de gitanos rumanos han aceptado la repatriación voluntaria con un vuelo gratuito y 300 euros por cada adulto y 100 euros por cada hijo.

Para mañana, se prevé que aterricen en la ciudad occidental de Timisoara otros 132 emigrantes, mientras que las 160 personas restantes serán repatriadas entre la semana próxima y el mes de septiembre.

París anunció en julio pasado su intención de repatriar a unos 700 inmigrantes rumanos y búlgaros de origen gitano que viven en campamentos ilegales en Francia.

El hecho de que Francia haya hablado de “deportación voluntaria” no parece convencer a los críticos de una medida que consideran “racista”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo