Entrevista a Sebastián Piñera: “4 años es poco para un buen gobierno”

“... Y cuatro años es mucho para un mal gobier­­no” agrega el Mandatario, no sin antes aclarar que no legislará en beneficio propio. En entrevista con Publimetro habló de actualidad y más. Mucho más.

Por Matías Carvajal

Soplan buenos aires en La Moneda. Y Sebastián Piñera lo sabe. Su popularidad -por primera vez en seis meses- es alta y su plan de Gobierno comienza a dar frutos. Si a ello le agregamos los festejos bicentenarios y su discurso del jueves en la ONU el ánimo no puede ser mejor. Pero hay lunares. Y el más grande e incómodo es el tema de los  mapuches, donde la composición de la Mesa de Diálogo le ha dado más de un dolor de cabeza.
¿Cómo es su día?
Me despierto a la 6:00 y veo los emails –recibo cientos y los contesto- y leo los diarios en papel. Después reviso la prensa internacional a través de Internet. A las 08:00 me levanto e inicio mi jornada de trabajo propiamente tal y recibo gente o visito lugares. Y termino muy tarde, a medianoche. 
¿Lo ha acompañado la salud?
Gracias a Dios tengo una salud de fierro (golpea el escritorio). No recuerdo haberme enfermado. Tampoco me he quebrado huesos ni me he desgarrado. 
Presidente, me podría nombrar tres presidenciables de su sector.
Ufff. Usted me quiere hacer caer. Lo cierto es que son mucho más de tres, por lo que si sólo nombrara tres me ganaría la animadversión de todos los demás. Solamente puedo citar un proverbio chino que dice “que florezcan todas las flores y en el momento oportuno debemos escoger la mejor”. 
Hay cantos de sirena respecto de la reelección. ¿Los ha escuchado?
Cuatro años es mucho para un mal gobierno y cuatro años es poco para un buen gobierno. Hay que buscar una fórmula que nos permita que los buenos presidentes tengan un período más extenso, pero uno nunca debe legislar en beneficio de uno mismo. Ese es un principio que tengo muy claro. 
¿Qué han pensado para el día que salgan los mineros?
He soñado muchas veces con ese momento. Tal vez van a estar más flacos y debilitados, pero con más fuerza que antes. Para que salgan hemos diseñado dos grandes planes. Uno es el “Plan profeta Jonás” –a quien se tragó una ballena y Dios rescató de sus entrañas- donde sabemos que Dios nos ayuda para rescatar­los. Esa es la operación rescate. Y la segunda operación es San Lorenzo, que es la operación de mantenerlos sanos física y mentalmente mientras estén en su cautiverio. Ahora estamos trabajando en la jaula de rescate, que yo quiero bautizar como Ave Fénix, pues al igual como ella resucitó de las cenizas los mineros van a resucitar de las entrañas de la Tierra. Lo único que sé que ese minuto será de mucha emoción y alegría. A ese día quiero darle un sentido muy profundo de simbolismo y reflexión, de gratitud a Dios.
Presidente, ¿aún cree que se eliminará la extrema pobreza en 2014?
Firmemente y estamos trabajando para ello. No hay ninguna razón en el mundo para que un país como Chile, con el grado de desarrollo que ha alcanzado, siga conviviendo con la pobreza. ¡Vamos a derrotar la pobreza extrema durante nuestro gobierno!
¿Cuándo vamos a ver el ministerio de Desarrollo Social?
El proyecto de ley está a punto de ser enviado al Congreso y ojalá lo podamos ver en la primera parte del próximo año.
Respecto de la educación. ¿Algún plan para los CFT?
Sí. Los Centros de Formación Técnica y los Institutos Profesionales son fundamentales para el desarrollo de las personas. Hoy es absurdo, pues todas las becas están orientadas a los universitarios, y eso lo estamos cambiando.

“Le pido perdón a la gente”
¿Cuál es la solución para el Transantiago?
Como Presidente de Chile le pido perdón a la gente que se ha visto perjudicada en su calidad de vida por una política pública que fue mal diseñada e implementada. Ahora estoy feliz porque logramos un acuerdo que nos permitirá frenar el alza de la tarifa y también realizar los cambios estructurales y de atribuciones para por primera vez alcanzar la solución verdadera y definitiva.
¿Y cuál es esa solución verdadera y definitiva? ¿Corredores exclusivos?
Efectivamente, porque si uno quiere tener un sistema público moderno tiene que hacerlo con la infraestructura adecuada. Necesitamos corredores exclusivos, estaciones de prepago, acceso expedito a los buses y un sistema de incentivos adecuado para los operadores del transporte público.
A fondo
¿Usted llora Presidente?
Lloro… Más por dentro que por fuera, porque yo soy de la generación en que nuestras madres nos decían: “Los hombres no lloran”. Y eso me marcó. Pero creo que es un error, porque llorar es bueno. Yo lloro mucho, pero más por dentro que por fuera.
¿Con qué no podría vivir?
Yo no podría vivir sin amor, sin humor, sin familia y sin fe en Dios.
¿Es rencoroso?
No. Es curioso, porque mis mujeres tienen mejor memoria que yo en esa materia y muchas veces me dicen “pero cómo fuiste tan cariñoso con él cuando…”. Mi respuesta es que la memoria tiene capacidad limitada y que hay que guardar las cosas buenas y no las malas.
¿Tiene lista negra?
Nunca he tenido lista negra.

 
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo